Mejor escríbeme un correo a: david@informacionparalaaccion.com

ESTÁS QUEMANDO TU PRESTIGIO EN LINKEDIN

¿Cómo pasas tu tiempo en LinkedIn? Recomiendas y compartes frases motivacionales, compartes la información y actualizaciones que te dice tu empresa o incluso alguna vez publicas un artículo para promocionarte a ti, tu empresa o algunos de sus eventos. Si esto es lo que haces estás quemando tu prestigio en linkedin.

Todos a vender

La dirección de tu empresa se está dando cuenta que existe otra forma de vender y lo tienen muy claro: todos a vender.

Animan a las personas a abrirse perfiles en Twitter y Linkedin para compartir toda la publicidad que genera la empresa. Y digo conscientemente publicidad. Porque muy pocas veces se comparte información que ayude al cliente a solucionar sus problemas o mejorar su día a día. Queremos que los clientes nos elijan por nuestro nombre, sin haberles demostrado nada.

Además, como si de una competición interna se tratase en las empresas te miden con el SSI (tú también puedes medirte haciendo clic) y te explican que si eres activo en la red, tu puntuación sube y te conviertes en un referente. ¿Y cuál es la forma más fácil de ser activo? Compartir toda la información de la empresa. Voy subiendo en mi puntuación y mi ranking, pero no pasa nada especial. No te entran más clientes por hacer exclusivamente todas esas cosas o por subir el SSI 10 ó 20 puntos. Algo más habrá que hacer.

Tienes que formar tu comunidad

Y te lo digo conscientemente que creo que he conseguido formar en algo más de año y medio una comunidad. Pero fíjate, que a pesar de eso, entre mis objetivos de este año es tener más del 50% de mi facturación por LinkedIn. Y me considero una persona que comparto y soluciono. Sí que es cierto que lo que sale por Linkedin va rodado. Pero también hay que trabajar fuera de Linkedin. Cuando tenga la fórmula (que seguro la hay) de incrementar las ventas con menos esfuerzo tened por seguro que la compartiré con vosotros.

Pero no estoy sólo. Hay una persona a la que sigo, ex Directivo de Staples que se llama Leo Piccioli. Escribe muy real en Linkedin sobre liderazgo. Para mí todo de gran valor. Y comenta que se debate entre escribir o facturar. Os dejo aquí su artículo que es de lo más interesante. No me estoy refiriendo a facturar en linkedin sobre temas relacionados con linkedin, sino sobre temas B2B.

Todavía hay una práctica peor para quemarte en LinkedIn que es contactar para inmediatamente intentar vender algo sin conocer previamente nada de la otra parte. Como lo define Phil Gerbyshak en el podcast de Mario Martínez Jr (Selling with social) es como querer tener sexo incluso antes de dar un beso o conocer el nombre de tu pareja.

Linkedin va de reconocimiento y prestigio – Te lo traduzco

Cuando estás mirando la página de LinkedIn, ¿qué te hace leer las actualizaciones? No sólo el titular y el contenido, sino también la persona que lo está compartiendo.

¿No me crees? Te dejo aquí un ejemplo vivido en primera persona. Te pongo un ejemplo en primera persona. Desde octubre 2017 gestiono una página de empresa en LinkedIn donde comercializamos una solución para mejorar los resultados de empresas medianas y grandes a través de creación y control de indicadores de gestión. Aprovecho para decirte que si tienes problemas para tener información relevante que te ayude a tomar decisiones puedes hacer dos cosas:

  • Suscribirte al enlace de la página.
  • Escribirme por el medio que quieras para comentarte tus problemas. Aunque no contrates te contestaré. ¿Por qué? ¿Por hacerte un favor? También, pero el favor me lo haces tú a mí. Porque me interesa saber cuáles son los problemas reales para escribir sobre ellos y darles solución. Fíjate cuál es mi objetivo escribiendo: que cada vez que reciba una duda pueda mandar un link a un artículo.

Volviendo al tema, mi credibilidad no es lo mismo con mi perfil personal que con la página de empresa. Y es un contenido muy similar.

Muy pocas impresiones por encima de 500 y un nivel de engament en torno al 5% pero con interacciones siempre inferiores a 5 cuando estoy con el perfil de empresa ABM Modelling.

Mis últimas publicaciones está en un nivel de interacción superior al 15%. A todos nos alimenta el ego el número de visualizaciones, pero lo que de verdad genera confianza es que comenten, compartan o recomienden.

Pero, incluso compartiendo contenido que no es mío y relacionado con indicadores de gestión, tengo también más impactos que con la página de empresa. Aquí os dejo otra estadística: 20 recomendaciones, 4 comentarios y 3.371 visualizaciones.

Mi contenido últimamente está en un nivel de interacción superior al 15%. A todos nos alimenta el ego el número de visualizaciones, pero lo que de verdad genera confianza es que comenten, compartan o recomienden.

Pero, incluso compartiendo contenido que no es mío y relacionado con indicadores de gestión, tengo también más impactos que con la página de empresa. Aquí os dejo otra estadística: 20 recomendaciones, 4 comentarios y 3.371 visualizaciones.

El reconocimiento en linkedin hay que ganárselo día a día. No es inmediato

Que nadie se eche las manos a la cabeza. Yo empecé en junio 2015 cuando me parecía que llegar a 50 visualizaciones era un triunfo, y en menos de dos años tengo mayor repercusión. Gracias a mi comunidad estoy ya cerca de las 90 K visualizaciones y más de un 11% de interacciones reales.

Mi objetivo con la página de empresa: conseguir menos visualizaciones, pero más interacción y conversión. Estoy aprendiendo y os tendré al tengo de los logros. Pero hay que volver a formar otra comunidad.

Y claro, si en tu perfil de actualizaciones ves estas dos fotos, ¿qué te genera más confianza? La persona que ya conoces, a la que le sueles abrir la puerta y dedicarle un tiempo. Los nuevos se lo tienen que ganar. Y con el poco tiempo disponible que tenemos, es complicado. Fíjate que estamos hablando de personas, y no de contenido.

Me da igual haber puesto una página de empresa. Se podía haber puesto el de otra persona. Todos tenemos claro que no es lo mismo el impacto que tiene una publicación compartida por una persona que tiene comunidad, que por otra que no la tiene. Y estoy hablando de compartir el mismo contenido.

Estoy cansado de ver tus actualizaciones

Leía hace unas semanas un artículo de Adam Gray que venía a decir que ya está bien de hablar de nosotros mismos y de nuestras empresas. Os dejo aquí el enlace al artículo “I´ve had enough, stop with all the corporate re-sharing. I´m tired”. Vamos a analizar su planteamiento. ¿Qué pasa cuando comparto todo lo que me propone mi empresa?

Lo que piensa la empresa

Wow. ¡Qué persona más comprometida!. Nos está ayudando a tener mayor visibilidad. Y tú estás tan comprometido con la tarea, que incluso compartes sin leer el contenido que hay dentro. ¿Pero vale de algo? ¿Y realmente tengo mayor visibilidad?

Tim Hughes es uno de las personas más reconocidas a nivel mundial en social selling. En su libro “Social Selling: techniques to influence buyers and changemakers” hace estar reflexión sobre la información y su relevancia: cuanto menor es el control que tiene la empresa sobre la información que se comparte, más impacto tiene esa información. Y piénsalo fríamente. Cuando vas a reservar una habitación de hotel miras los comentarios (son los que aseguran que la información es buena), o te fías de lo que comentan las personas que te generan confianza (influencers o no). Aquí te dejo gráficamente un esquema del libro mencionado que tiene reflexiones muy interesantes:

Fuente: Hughes Timothy & Reynolds Matt: “Social Selling: Techniques to influences Buyers and changemakers”

Lo que piensa tu red

Las primeras veces incluso te dan crédito. La empresa tiene un buen departamento de marketing y los títulos son atractivos. Entonces, por curiosidad, tus contactos abren tus actualizaciones. Si una vez que se acceden, el contenido no aporta nada, sólo es autobombo y publicidad, a lo mejor te pueden dar otra oportunidad. Pero luego, cada vez que ven tu foto de perfil con una actualización, aunque sea la mejor del mundo, te pasan sin leer o te ocultan. Aquí te dejo para que veas lo fácil que es decirle a linkedin en una de tus actualizaciones que no te envíe más, sólo con pinchar los tres puntitos de arriba de cada actualización.

Te has preguntado qué piensan de ti cuando ven tu foto al lado de tu actualización. ¿Pensarán que merece la pena abrirla?

¿HAY SALIDA?

Esta semana me ha invitado a conectar Alejandro Salvador de Aina, y en la conversación que mantuvimos me habló de “el efecto Zeigárnik”. Me explicaba que es mucho más fácil recordar las tareas incompletas. En este artículo voy a hacer un experimento para favorecer más la interacción, el compartir y el sentimiento de comunidad.

Hoy, en vez de darlo todo hecho, os voy a pedir vuestra colaboración. ¿Cómo crees que se puede generar confianza en Linkedin? No de una forma genérica. Qué cosas concretas proponéis para ser un referente en linkedin.

Como ejemplo: No vale sólo con recomendar los artículos porque seguimos siendo invisibles. Podemos comentar y compartir comentando. Os dejo aquí un artículo que habla de ello.

Ahora es vuestro turno. Espero vuestros comentarios.

>> Abro una lista de suscripción porque espero para junio 2016 publicar un libro sobre Cómo crear tu comunidad en Linkedin. Apúntate porque cerraré la lista el 15 de marzo de 2017 y no admitiré más suscriptores. Te iré adelantando todas las novedades del libro para que no te pierdas ninguna.

 

 

Ayudo a profesionales que quieren soluciones sencillas para mejorar los resultados de su empresa implicando a sus equipos. Lo hago a través de formación práctica hecha a medida de las empresas, conociendo previamente su realidad. Visita mi página web para conocer mejor cómo puedo ayudarte o contáctame a través de la página web.

“La suerte no existe eres tu quien la trae” 
Me encantaría conocer tu opinión. Deja un comentario