Mejor escríbeme un correo a: david@informacionparalaaccion.com

Cómo nos gustaría que profesionales excelente y motivados hiciesen cola para trabajar en nuestra empresa.


Este artículo va dedicado a Alberto Pla (no confundir con el cantautor).

Una de las personas con las que estoy conectado. Ha estudiado, vive y trabaja en Reino Unido. Le gusta mucho todo el tema de RRHH y gestión del cambio. Le pedí referencias de personas anglosajonas que seguía sobre estos temas. No sólo me las dio, sino que hace algo más de un mes me regaló el libro físico de “Love Work” de Andy Gooday. Muy bueno el detalle y el libro.

Me ha servido para aterrizar muchas ideas que tenía inconexas y darles la la forma que se merecen.

Muchas gracias Alberto por todo 😉


 

Campañas de publicidad que no valen para nada

Imagínate una maravillosa campaña de publicidad de un producto o servicio. Si no se te ocurre nada piensa en cualquiera de telefonía o de banca. Te acercas al punto de venta y recibes una atención pobre. Muchas veces tienes que perseguir al comercial que no sabes lo que está haciendo, pero ves que no está atendiendo a nadie. Estará haciendo temas burrocráticos (sí con “rr”). Y cuando consigues que te atienda, le tienes que explicar la publicidad del anuncio y convencerle de lo que has venido a contratar.

Todo son problemas. Ya no te sientes tan especial como te prometían en los anuncios. Empiezas a pensar que la publicidad es sólo eso, publicidad. Una forma de embaucar al cliente. Pero nada más. Y surge la desconfianza: ¿cuántos asteriscos habrá que no he leído?

Las personas del punto de venta no están nada motivadas. Dan mucha más importancia al papeleo que al cliente

Una de las quejas más extendidas en el entorno de trabajo es ver todo el dinero que se invierte en publicidad y experiencia de cliente, y el poco tiempo y pocos recursos que se dedican a las personas que trabajan en la empresa. ¿No se supone que las personas son el activo más valioso? ¿De verdad?

Es verdad. Los equipos humanos somos los responsables que esas campañas de publicidad sean un éxito. Que el cliente, salga con una sonrisa por la puerta. Que no sólo compre, sino que nos recomiende. Para todos aquellos que me seguís hace tiempo ya sabéis que soy de:

Menos customer experience y más employee satisfaction

 

El employee satisfaction ha llegado para quedarse

Nos parece muy normal cuando vamos a comprar algo mirar las recomendaciones de otros usuarios. Cuando vas a contratar un hotel, casa rural, miras las valoraciones, la nota media, los comentarios buenos y los malos. Así te haces una idea.

¿Qué te parecería si antes de trabajar en una empresa pudieses hacer lo mismo? Imagina por ejemplo que tuvieses acceso a:

  • Valoraciones de trabajadores que están trabajando dentro de la propia empresa: qué es lo bueno y lo malo.
  • Valoraciones del CEO, de cómo es.
  • Salarios por tipo de puesto y comparados con tablas salariales de otras empresas en puestos similares.
  • Cuál es el trato en las entrevistas de selección.

Ya existe para otros países. Visita glassdoor.com y lo descubrirás. Y es una plataforma muy similar en valoraciones a un Amazon o booking. Te dejo aquí unos pantallazos de la información disponible:

 

 

No se trata sólo de opiniones generales de la empresa. Se puede filtrar por centro de trabajo. Es como la vida misma. Puede haber muy buen ambiente en un establecimiento, pero no en otro.

Y todo esta tendencia llegará a nuestro país. Cuando compramos, las valoraciones de los usuarios pesan más que la información de la empresa (miramos las estrellas de Amazon, de Booking o de la app de turno). A la hora de atraer talento, va a pasar lo mismo. Las propias personas van a tener información de primera mano de lo que pasa dentro de la empresa. Ya no van a tener que confiar en lo que le digan en un proceso de selección. Su confianza o sus ganas de trabajar vendrán, como en el mundo de las ventas, de otras personas que ya lo han vivido o lo están viviendo.

 

Cómo atraer a los mejores

Una vez que ha quedado claro que ya no podremos engañar con Vendo humo, ¿quieres? como bien describe Isabel Iglesias Alvarez en uno de sus artículos sobre malas prácticas de selección.

Personalmente veo mucho paralelismo entre enamorar a un cliente y enamorar a una persona que va a trabajar con nosotros. ¿Por qué no trabajar de la misma forma? Y fíjate que en los dos casos, el fin último es ganar dinero. Pero buscando siempre un motivo, un medio que sea beneficio para la empresa y para sus clientes y trabajadores. Creo que hay tres aspectos clave para atraer a las personas al trabajo de sus sueños:

  1. Propósito de la empresa
  2. Alinear valores personales y profesionales
  3. La empresa / dirección como facilitador

 

1. Propósito de la empresa

El para qué es fundamental. Me voy a incorporar un grupo de trabajo y me gustaría estar motivado, compartir un sueño (Cómo mola tener un objetivo) sentirme partícipe y orgulloso de pertenecer a un grupo.

¿Por qué queremos trabajar en una empresa y no en otra? Fundamentalmente por la imagen que proyecta, por su propósito vital. Nos gusta participar en empresas que son diferentes, innovadoras, referentes en el mercado, en crecimiento.

Comunica tu propósito cómo empresa. Aquí te dejo una pregunta para que lo puedas descubrir: ¿qué te gustaría que dijesen de tu empresa los clientes, la sociedad? ¿por qué estás luchando? ¿qué aportas para tener una mejor sociedad?

  • Ser los mejores en, …. / Ser un referente en ……
  • Facilitamos la vida al cliente más que nadie haciendo …
  • …..

No hace falta trabar en un sector muy innovador para tener ese propósito ¿Y si te dijera que hay una cadena de restaurantes de comida rápida en EEUU que los millenials valoran más trabajar allí que en Google o Twitter? Fíjate que mensajes transmite y defiende. Y no son humo, son reconocidos año tras año por Best Place to work. Hacer sentir especial a las personas:

Aquí te dejo otro ejemplo de propósito claro de Essat, en el campo de la formación. Su Directora Irene Prieto dice que es “Experta en que consigas el empleo que te hará feliz“. No sólo es un tema de anuncio, sino que el 84% de los alumnos trabaja tras finalizar sus estudios y el 97% de los alumnos están satisfechos con sus docentes. Su objetivo como empresa en el vídeo está clarísimo:

 

Nunca olvides que la parte técnica es el medio para conseguir algo, no el fin. Ese para qué, si no lo tienes claro todavía lo puedes descubrir bien a través de tus equipos o de tus clientes, o bien en contraposición con lo que ofrece tu competencia.

2. Alinear valores personales y de empresa

Destaco dos tipos de valores, igual que en las ventas:

  • Valores higiénicos: son los que tienen que estar porque sí. Sino, el trabajo no merece la pena. Conciliar la vida personal y familiar, ser respetado, condiciones de trabajo, suelos acordes con la responsabilidad y el mercado. Estos aspectos son necesarios que se den en la empresa. Si no están, son trabajos que a priori (salvo necesidad), descartaremos.
  • Valores de autorealización: qué aspectos de mi personalidad que me hacen feliz, los puedo poner en práctica en la empresa y además ayudo a conseguir los objetivos. Para saber más sobre este tema te aconsejo descargarte la guía Feliz y Rentable donde vienen varios ejercicios para descubrir tus valores y poder alinearlos con los valores de la empresa. Te dejo aquí también el enlace a Los cuatro perfiles profesionales que todo empresa debe tener. Te ayudará a pensar qué motiva más a cada tipo de persona.

 

Aqui te dejo unos ejemplos de tipos de valores que se pueden poner en práctica en la vida y en el trabajo: 

Siguiendo con el ejemplo de Brinker, si lees detenidamente los pantallazos de su web que te adjunto dice que quieren a los mejores en su empresa y les ayudan a hacer grandes cosas. Y que harán todo lo posible para que lo consigas:

 

 

3. La empresa / dirección como facilitador

Ser facilitador es muy distinto a ser pastor. Quiero decir, no tiene nada que ver con apretar sin más para conseguir mejores resultados. Tiene más que ver con:

  • Poner objetivos alcanzables y motivantes que sean compartidos. No nos quedemos que hay que ser felices en la empresa y tener un buen ambiente de trabajo. Ese ambiente tiene que servir para lograr objetivos comunes. La prioridad no es tratar bien al cliente. Es facturar y ganar dinero tratando bien al cliente. Una persona no puede tener dudas si es mejor tratar bien al cliente sin venderle o facturar priorizando los clientes que sí van a comprar. Y aquí os dejo el último pantallazo de Brinker, que tanto cuidan a sus personas y sus clientes. También les exigen trabajo duro y resultados.

 

  • Medir para mejorar y compartir buenas prácticas. Ser capaces de compartir las buenas prácticas para seguir mejorando. Muy lejos de utilizar los datos para comparar y echar culpas. Si los objetivos no se consiguen es culpa de todos. Y si los logramos, también es gracias a todos.

 

¿Quieres implicar a tus equipos?

Podemos ayudarte (junto con Beatriz G Barbeitoen tu empresa para que las personas sean más felices (y praoactivas) y hagan tu empresa más rentable. A través de la formación ayudamos a que:

  • Las personas se puedan conocer a sí mismas y sepan cómo aportar todo su potencial a la empresa.
  • La cultura de empresa y el orgullo de pertenencia sea compartido. No el que dicen los papeles, sino el que sucede de forma real.
  • Alinear los valores personales y de empresa para trabajar de forma excepcional.

>> Echa un vistazo a nuestros servicios profesionales “Personas felices hacen empresas rentables – Feliz y Rentable” y ponte en contacto con nosotros. Formación práctica para mejorar. Una parte de los honorarios sujeta a resultados.

 

Me encantará recibir tu comentario o que compartas este artículo en tus redes sociales. 

Ayudo a tu empresa a través de formación práctica de tus equipos comercialesSoluciones sencillas adaptadas a la realidad de cada empresa involucrando a los equipos y mejorando resultados que se pueden medir.

Visita mi página web para conocer mejor cómo puedo ayudarte a que las personas sean más felices y hagan empresas más rentables  contáctame a través de la página web y cuéntame tus retos o cómo crees que te puedo ayudar.

La suerte no existe, eres tú quien la trae