¿CUÁNTO VALE MI EMPRESA?

maletin

Sacando a otro socio de la empresa

– Mis socios me quieren sacar de la empresa. No sé si lo que me están ofreciendo está bien o mal. Las formas me da muy mala espina. Llevo toda la vida trabajando y nunca me había planteado vender. El ambiente se está enrareciendo, empezamos a discutir temas que no son de negocio y lo mismo es mejor salir. ¿Tú que opinas David?

– Creo que cuando no se está a gusto con tus socios hay que buscar una salida. No a cualquier precio, todo razonado y negociado. Y también hacer valer tus derechos de voto y a la información. A lo mejor por confianza mal entendida nunca has ejercido, pero ahora es el momento. Vamos a ponernos a trabajar por tener un número gordo de lo que puede valer.

Que nos quieren comprar

– Ha venido una empresa de inversión y me ha dicho que quiere comprar la empresa. ¿Qué hago?

– ¿Tú que quieres hacer?

– Claro, depende del precio y del resto de socios. No todos tenemos el mismo peso. Lo que a unos nos puede compensar para seguir viviendo, al resto de socios le puede parecer insuficiente. ¿Qué hacemos David?

– Pues lo primero de todo, tener un número gordo en la cabeza de lo que puede valer la empresa y luego ver si nos interesa negociar o no.

—————————————————————–

Este año he participado en un par de operaciones. A pesar del factor emocional que intenta ejercer la parte vendedora, el comprador no valora ni el cariño, ni lo que has creado o inventado, ni todas las horas que le has echado.

El que te quiere comprar quiere ganar dinero y no se dedica a hacer obras de caridad.

Que seas amigo de la infancia, familia o cualquier otro vínculo, nada tiene que ver aquí. Estamos hablando de dinero, y el resto es secundario.

Luego tenemos que valorar si ese dinero nos compensa para tener calidad de vida. Lo que recomiendo, como verás al final del artículo, es que no dependas de nadie para llevar la vida que quieres vivir y te daré unas pistas para conseguirlo. Y te hablo desde lo que he vivido personalmente y de los errores que he cometido.

precio-justo

Lo más importante para tomar la decisión es el precio. En este artículo no encontraras un precio exacto, sino un rango de precios que tienen sentido sin necesidad de ser un experto en finanzas.

Criterio de Hacienda

Vender por el valor neto contable no es un valor bueno ni para Hacienda.

Es el típico argumento cuando se quiere echar a un socio de la empresa por poco dinero. Y mucho más si este es minoritario. Además se le amenaza con otras medidas de presión si no acepta: limitarle el acceso a la información, repartir dinero por otros medios que no son dividendos o ampliaciones de capital que diluyan su importancia en la sociedad.

En mi opinión es mucho más honesto empezar la sociedad sin tener minoritarios. Aunque al principio las intenciones son buenas, con el tiempo los intereses no coinciden y todo son problemas. Ni el resto de socios ni el minoritario están a gusto.

Hacienda toma como precio de venta mínimo para calcular las plusvalías el mayor valor entre los dos siguientes:

  • El valor neto contable, lo que figura en balance como Patrimonio Neto (en general capital social + reservas).
  • Multiplicar por 5 la media de los resultados de los tres últimos años. Y como resultado se consideran los dividendos distribuidos. Técnicamente se refiere a ese valor como el resultado de capitalizar al tipo del 20% el promedio de los resultados de los tres últimos ejercicios sociales.

Esto quiere decir, que si vendes por debajo de ese precio, tendrás que pagar plusvalías hasta el precio que Hacienda considera debería ser el mínimo.

valoracion-empresa-hacienda

Sentido común

Para mí este valor me gusta mucho. Y vamos a ir detallando lo que considero el valor real de los bienes, que no tiene siempre que ver con el valor neto contable. La idea son los bienes menos las deudas.

BIENES

En la parte de los bienes, y dependiendo del peso que tengan habrá que poner mayor o menor atención:

  • Intangibles: todo lo referente a patentes y marcas. Mi opinión es que salvo que realmente sea relevante y genere ingresos por sí solo, su valor no es relevante o es cero. En muchas empresas los intangibles se corresponden más con los efectos del “maquillaje contable” que con la realidad. La pregunta es: si retiro esta marca ¿dejaría de generar ingresos la empresa? ¿cuántos ingresos dejaría de tener por no poder usar esta patente? Y en caso de tener importancia, me gusta valorarlo por lo que genera el negocio. Si no su valor es cero.
  • Edificios y otros bienes inmuebles: qué mejor que una tasación para ser conscientes del valor real. Ya sé que me podéis comentar que las tasaciones se pueden “maquillar”. Por eso recomiendo siempre usar una tasadora de prestigio, y más vale una buena tasación que no un valor neto contable.
  • Maquinaria e instalaciones: la pregunta es, ¿cuánto me costaría volver a montar todo otra vez? Ese es el valor bueno.
  • Inversiones financieras: tienen su valor de mercado.

DEUDAS

Esta es la parte más fácil de todas. Nunca tenemos la certeza si lo que tenemos pendiente de cobro es real o no. Pero lo que nunca falla es que lo que debemos, lo tenemos que pagar.

Aquí sumar el valor de lo que tenemos pendiente de pago:

  • Deuda bancaria / Préstamos participativos / Préstamos socios: por el nominal vivo pendiente de devolver.
  • Leasings: por las cuotas pendientes.
  • Líneas de crédito: por el límite dispuesto

CIRCULANTE

Activo corriente – pasivo corriente

Existencias + Clientes + tesorería – Pagos pendientes a proveedores

  • Existencias: si la contabilidad reflejan la realidad, y todo se puede vender el valor contable es el bueno. Sino, habrá que hacer una selección de solo las mercancías que valen.
  • Clientes: es muy aconsejable revisar la antigüedad de la deuda de los clientes para ver si es razonable o no su cobro.
  • Proveedores: comprobar que no hay ningún compromiso de pago sin recoger en el balance.

Si quieres traducir un balance en el leguaje del día a día que todos usamos haz clic aquí para leer “Dame tu balance y te diré quién eres”.

valoracion-empresa-sentido-comun

Generación de ingresos a futuro

Aquí viene el gran auto-engaño de los que somos comprados. Es que una vez que me compres vas a generar mucho dinero porque tú eres una empresa grande y te vas a aprovechar de lo que yo he trabajado. Y yo devuelvo la pregunta:

¿Y cómo es que tú has sido capaz de generarlo por ti mismo? Es más, si no te compro, ¿serás capaz de generar ese dinero? Si el comprador está muy interesado, te podrá ofrecer algo más de dinero, pero nunca pagará por lo que está generando él.

Para tener un buen número gordo sobre el que poder trabajar, a mí me gusta esta valoración:

valoracion-empresa-generacion-dinero

La deuda definida como en el punto anterior (Deuda bancaria, préstamos participativos, leasings y líneas de crédito)

Esa palabra tan impronunicable EBITDA se intenta asimilar al dinero que genera tu negocio independientemente de cómo esté financiado. Es decir, el dinero que generas antes de amortizaciones, gastos financieros e impuestos.  Lo que vulgarmente conocemos como caja.

ebitda

Y para empresas más pequeñas o de servicios, donde los resultados no existen porque se van en sueldos y salarios de los propietarios, quizás una buena forma de comprar tu empresa es pagarte 5 veces tu sueldo o un múltiplo cercano a ese importe.

TABLA RESUMEN

Mucho ojo con la salida del accionariado que con los tiempos que se corren es necesario liberar con la salida del accionariado todos los avales firmados si es que existen.

Si tu valor de sentido común (bienes – deudas) es superior al de Hacienda o al de Generación futura, significa que vale más el patrimonio que posees (posiblemente lo generaste hace mucho tiempo) que lo que genera el negocio. Puede ser una buena opción quedarte con el patrimonio (las propiedades) y vender sólo el negocio.

valoracion-empresas-tabla-resumen

Espero que con todos estos valores que te he explicado, puedas tener una idea de cuál puede ser el valor de tu empresa. Aquí obtendrás el número “gordo”. Para tener una buena negociación, siempre es bueno contratar un interlocutor que te pueda echar una mano. Pero de primeras que tú sepas el dinero que quieres tener y no tengas que confiar todo a un externo.

mayor-error

Mi mayor error fue montar una empresa porque quería venderla para tener dinero que me diese una calidad vida. Puedes leer más haciendo clic aquí en Lecciones de una quiebra. Claves para tener éxito.

Si quieres tener libertad financiera y de horarios para llevar la vida que quieres, no esperes a vender tu empresa. Así no se consigue, y si yo volviese para atrás esas son las claves que tendría en cuenta:

  1. Encuentra tu alma en la vida y en el trabajo: Sé diferente, intenta transformar el mundo que te rodea, encuentra tu pasión. No es verdad que esté sólo al alcance de las grandes empresas, está en el ADN de todos los que queremos ser grandes. Echa un vistazo si quieres saber más haciendo clic aquí a Empresas con alma.
  2. Firmar Alianza de valores entre los socios: Mi opinión es que emprendas sólo, pero si necesitas socio cuida mucho el tema de valores, que sean compartidos. Los problemas son siempre los mismos (sean familia, amigos o profesionales). No se comparte ni el mismo “tren de vida”, ni la misma visión de lo que se quiere conseguir en la empresa, ni la misma implicación en el trabajo. Muy peligroso porque son visiones muy distintas que chocan en la empresa en muchos aspectos. Y luego todo son malas caras porque ninguna de las partes entiende a la otra. Para poner en consonancia los valores de vida con los de empresa te recomiendo que te bajes sin suscripción haciendo clic aquí la guía Feliz y Rentable que he elaborado junto con Beatriz G Barbeito. Espero que coincidáis y compartáis valores los socios.
  3. Equipos alineados en valores: igual que en el tema de socios, muy importante la selección de personas. Que compartan los objetivos y los valores de la empresa. De esta forma todos sabrán lo que haya que hacer y lo que es prioritario y secundario. Funciona por objetivos y no por tareas. Si quieres saber más haz clic para leer Cómo mola tener un objetivo.
  4. La empresa es para ganar dinero: no existen los favores a clientes, ni trabajar para ellos por prestigio, ni para tener amigos/conocidos donde se les paga una nómina por un rendimiento mediocre, ni para hacer las inversiones que a mí me gusta hacer sin saber ni siquiera si van a ser rentables o van a ahorrar dinero.
  5. Céntrate en lo importante: estar siempre en contacto con ellos para ofrecerles lo que necesiten y empujarlo para que se lleve a cabo. Delega todo lo que sea administrativo y repetitivo. No por estar ocupado o trabajar muchas horas eres más productivo. No dejes de pensar todos los días: ¿cómo puedes transformar tu entorno? ¿cómo puedes hacerle la vida más fácil al cliente? ¿cómo puedo ganar más dinero?

genera-mas-dinero-preguntas

Creo que de esta forma vivirás de forma más libre, y si alguna vez recibes una oferta por tu empresa, o quieres venderla, que la cifra sea escandalosa.

Espero que te haya gustado el artículo y me encantaría conocer tu opinión sobre qué significa para ti tener una empresa.

Hasta que llegue ese momento, trabaja para generar más dinero. Para que tu vida no dependa que te compren o no la empresa, sino que tú crees tu futuro. Si quieres saber más de cómo mejorar los resultados de tu empresa a través de indicadores de gestión, haz click aquí para conocer nuestra metodología ABM. Estaré encantado de acompañarte en ese camino.

 

 

David Díaz Robisco ayuda a gerentes que quieren controlar e impulsar su empresa a través de la creación de información relevante que alinea al equipo con el mercado y reduce los riesgos en la toma de decisiones.

Puedes ponerte en contacto conmigo a través de linkedIn o del correo electrónico david@informacionparalaaccion.com

linkedin google+ twitter

“La suerte no existe eres tu quien la trae” 
Me encantaría conocer tu opinión. Deja un comentario
 
¡Descarga mis recursos gratis!
close slider

Apúntate a nuestra newsletter y recibirás nuestros recursos gratuitos

  • Guía enamora a tu cliente.
  • Guía feliz y rentable.