Nos da miedo meter la pata en LinkedIn y muchas veces no sabemos cómo comportarnos. Vamos a resolver todas estas dudas. Pondremos ejemplos de buenas prácticas muy sencillas y que tienen mucho que ver con el sentido común.

Muchas gracias a Aidée Díaz, desde México y además llevamos mucho tiempo conectados.

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

En la vida física, hay ciertas normas de educación que nos enseñan desde pequeños a cumplir:  Saludar al entrar, al despedirse, saber dar las gracias, cómo ser educado. A todos nos han enseñado que cuando se dice «gracias», se contesta «de nada».

Aun así, hay ciertas personas con esas mismas bases hacen que las relaciones sean educadas, pero sobre todo magnéticas. Exceden los convencionalismos y saludan muy animadamente, dan las gracias de una forma muy concreta, se interesan de forma auténtica por las otras personas. Son las personas con las que todos queremos estar.

Lo mismo pasa en LinkedIn. Hay ciertos convencionalismos que cumple mucha gente. ¿Te suena el típico: Quiero añadirte a mi red profesional?

Mensaje de LinkedIn al recibir invitación que pone: me gustaría añadirte a mi red profesional en LinkedIn

¿Cómo podemos comportarnos de una forma que deje huella?

  • Al inicio de la relación.
  • Compartiendo y comentando.
  • Respondiendo: en lo fácil, en lo intermedio y situaciones difíciles.

 


Al inicio de la relación

En este apartado no me voy a extender mucho porque ya lo hemos visto en otros artículos, pero sí me gustaría hacer alguna matización importante para aclarar las dudas que surgen cuando nos ponemos en marcha.

Siempre se dice que en los ocho primeros segundos nos hacemos una idea de la otra persona. Incluso sin que hayamos hablado con ella. En LinkedIn, las primeras interacciones son fundamentales. Por eso es muy importante:

  • Antes de conectar con una persona siempre abrir su perfil. Que la otra persona vea que has visitado su perfil, que te has preocupado por ella.
  • Buscar puntos de conexión o en su extracto o en lo que comparte. Y si puedes interactuar con sus artículos  o compartidos antes de conectar mucho mejor. Eso lo vemos un poquito más adelante.
  • Personalizar la invitación: te vuelvo a dejar el enlace al Cómo invitar en LinkedIN para que me acepten. Cuando una persona no recibe invitación personaliza o simplemente un «Me gustaría añadirte a mi red profesional en LinkedIn» no invita a la conversación. Aceptarás o no, pero nada más. Pierdes la oportunidad de saber algo más de la otra persona, de cómo ayudarla, de cómo te puede ayudar.
  • Dar la bienvenida cuando te aceptan: Te dejo el enlace de Cómo dar la bienvenida a mis contactos en LinkedIn. Es importante tener plantilla. Pero la plantilla es una guía. No es un copia y pega para todos y pase lo que pase. Si cuando has enviado una invitación personalizada la otra persona te ha respondido y ha comentado algo antes que tú le de la bienvenida sigue la conversación. Además es una señal buenísima que es una persona con la que seguro podrás compartir muchas cosas. Son muy raras las ocasiones en que las personas te contestan. Bien porque no saben cómo hacerlo o por vergüenza o por comodidad.
  • Nunca vender en las primeras relaciones: es como querer invitar a salir a una persona que no conoces de nada. En estos primeros contactos es bueno presentarse y explicar lo que se hace profesionalmente. Pero esta situación es muy distinta a vender desde el primer día.

 

 


Compartiendo, comentando 

Si no participamos más en LinkedIn dejando nuestra huella y siendo nosotros mismos es por miedo.  Los famosos «y si…»: 

  • ¿Qué van a pensar de lo que he puesto?
  • ¿Y si es una auténtica «chorrada» y hay gente técnicamente mejor que yo?  Por supuesto que hay gente que sabe más que tú y que yo, pero eso no tiene que cortar nuestra participación.
  • ¿Y si me critican porque no están de acuerdo? Genial, has despertado el interés de otra persona y puede que haya más puntos de vista.
  • ¿Y si me he equivocado? No te preocupes, no será ni la primera ni la última vez. Todos nos equivocamos. Sólo el que no hace nada no se equivoca. O mejor dicho, sus errores no saltan a la vista.

 

Cómo compartir

Dedicaremos un artículo completo a dónde buscar fuentes de información y cómo compartirlas. Lo que traducido del inglés se llama «curación de contenido». A mi me gusta mucho más la palabra compartir contenido.

Como norma general y después de ver algunos de los «y si…» cuando compartimos contenido hay que mojarse. Nadie le recomienda a una persona que vaya a ver una serie o una película porque sí. Se lo decimos porque nos ha gustado una u otra cosa. Lo mismo cuando compartimos contenido. Hay que comentar por lo menos por qué lo hacemos, qué nos ha llamado la atención, cuál es nuestra opinión, pedir la del resto.

Y si queremos que el autor sea notificado, mencionémosle en LinkedIn. Tan fácil como poner «@» justo antes de escribir su nombre para que se abra un desplegable en la aplicación de Linkedin y podamos elegir a la persona. De esta forma, la persona recibirá en sus notificaciones un aviso comentándole que ha sido mencionado.

 

Comentando

Todos los miedos que nosotros tenemos de intervenir, son los mismos miedos que tiene la persona que escribe. Es muy complicado ir haciendo una comunidad. Sin embargo, un error puede hacernos perder muchos seguidores. Por eso lo mejor es mostrarnos siempre de forma auténtica. Los profesionales que nos sigan que sea por nuestra forma de ser. Así no tenemos que estar con ningún miedo del qué dirán ni del aparentar.

Te dejo aquí un enlace a un artículo que escribí sobre Cómo comentar y compartir bien por si quieres ampliar conocimientos. Participar de una forma relevante va más allá del «Excelente», «Me ha gustado mucho», «Qué bueno». Todos esos comentarios se quedan cortos porque no invitan a la conversación. Puedes:

  • Copiar y poner entre comillas » » las frases que más te hayan gustado.
  • Compartir tus propias experiencias y apoyar los puntos comentados en el artículo.
  • Proponer alternativas a lo expuesto en el artículo. Nunca criticando, pero sí ofreciendo otro punto de vista. Aportar siempre en positivo y centrarnos en los hechos, no en las personas.

 

Debería estar prohibido criticar si no se propone ninguna alternativa. Es una norma que pongo yo en las formaciones y debería ser válida para todas las facetas de la vida. Claro que se podían haber hecho las cosas de otra forma. ¿Pero de qué forma? Y con la información que tenías en ese momento, ¿hubieses tomado esa decisión?

En la Academia LinkedIn Sencillo tienes muchos más recursos e ideas para pasar a la acción. Sabrás cómo funciono yo en el día a día, me tendrás de soporte y también acceso a un grupo privado de profesionales con los que compartes la misma situación.

Ahora en el apartado de responder vamos a ver casos y cómo ir tratándolos.


Responder los comentario

Parece de libro, pero hay que responder a todos los comentariosNo hacerlo es de tan mala educación como que una persona te hable y te comente algo y tú no le respondas.

Las únicas cosas que si quieres no puedes prestar atención son:

  • Cuando aprovechan tus publicaciones y compartidos para hacerse auto-publicidad. No digo que esté mal dar tu opinión y enlazar con otro artículo. Eso está bien. Lo que no viene muy a cuento es sin aportar nada, redirigirte a otro sitio. Yo no lo hago, y a mí personalmente no me gusta que lo hagan. Es como venderte algo sin ni siquiera conocerte. Aquí te dejo un ejemplo de comentarios spam en mis artículos.

Ejemplo de un comentario en un artículo que hace de spam. Se habla sobre negocios y se introducen conversaciones sobre política

  • Cuando faltan al respeto: y faltar al respeto me refiero a emitir apreciaciones personales sobre tu persona u opiniones sin base. Tampoco me gustan.

 

Cómo responder a los comentarios

Sigue estos sencillos pasos.

  1. Utilizar siempre la opción de responder. No la de comentar. Si inicias un nuevo comentario no se le notificará a la persona que alguien le ha respondido. Dando a «Responder» siempre se le notificará a la persona que ha hecho el comentario que alguien ha respondido. Y es un error que veo muy habitualmente en linkedIn.
  2. Contestar a todos los comentarios. Igual que a todos nos da miedo participar por el qué dirán, a la persona que escribe el comentario también.
  3. Menciona a la persona: etiquétala. Hazla sentir importante. No hay nada más mágico que escuchar nuestro nombre. No se lo está diciendo a uno más, nos lo está diciendo a nosotros.

Usar siempre la pestaña de responder y no la de nuevo comentario. Como mínimo agradecer a todas las personas el esfuerzo y tiempo dedicado. Es mucho mejor poder reforzar los puntos que han comentado y respetar las opiniones.

A mí me gusta personalmente también dar a «Recomendar» a los comentarios que me gustan. Si me los hacen a mí además los respondo. Pero hay veces que veo algunos que me gustan que no son de mis artículos y también les doy. Se les notifica a la persona que lo hizo.

Además, ya se puede responder en los comentarios con fotos. Y quien dice fotos está diciendo un gráfico, infografía, ilustración. Ya sabes lo que dicen: Una imagen vale más que mil palabras. Cuando le das a repuesta, a la derecha aparece el símbolo de cara y desde ahí puedes añadir a tu texto una foto.

Haz más visual tus respuestas con fotos, infografías o gráficos. Tan fácil como presionar en la parte derecha de comentarios el icono de la cámara fotográfica.

 

¿Y si me equivoco al hacer un comentario?

Suele pasar que cuando lo ves escrito en la pantalla y publicado piensas: no ha quedado bien, lo tenía que haber dicho de otra forma. No pasa nada. Es muy fácil corregirlo y te lleva poco tiempo. Lo único que tienes que hacer es darle a  eliminar desde la parte de arriba a la derecha y volver a escribir el comentario.

Si has escrito mucho texto, los comentarios no se pueden editar. Los tienes que borrar y volver a escribir. Antes de eliminar ese comentario haz un «control + c», eliminas el comentario y luego lo pegas «control + V» modificando lo que tengas que modificar.

Pinchar en los tres puntos que aparecen arriba a la derecha del comentario y después pinchar eliminar. Porque todos nos equivocamos al escribir

 

Ejemplos de comentarios

Como he comentado anteriormente, hay que responder a todo el mundo. Además, si te sigue y le gusta lo que escribes, le animará mucho sentirse visible. Es un profesional que ha hecho un esfuerzo, que ha pasado un tiempo pensando en lo que va a poner para que quede bien. Qué menos que responder.

Lo normal es seguir la conversación de forma natural buscando puntos de encuentro,  pero si no te sale nada, por lo menos dile que agradeces mucho el tiempo que se ha tomado en comentar. ¿Quieres que tu comunidad participe? Anímales. Hazles sentir importantes. Tú sin ellos, no eres nada.

Ahí van algunos ejemplos cuando lo normal sería no contestar nada. Además de recomendar aquí os dejo algunas ideas. Agradeciendo el tiempo y buscando puntos de encuentro entre sus comentarios y lo que yo quiero transmitir.

 

Aquí te pongo un ejemplo buscando coincidencias en valores que quiero transmitir:

Aquí te dejo una respuesta a una opinión completamente diferente a la que se decía en el artículo. Es un comentario muy buen argumentado y además le ha llevado tiempo escribirlo. Todas las opiniones argumentadas son aceptadas. Y hay que responder con honestidad. Si en algún caso nos hemos equivocado o no nos hemos explicado bien reconocerlo y aclararlo.

Y aquí te dejo una respuesta a muy malos modos. Además de intentar parar los pies, invitarle a que proponga alternativas.

Una persona descalifica personalmente a otra y a sus conocimientos. La otra persona le propone que exponga una solución alternativa.

He visto en LinkedIn enzarzarse en peleas. El tú más. No merece la pena. Incluso teniendo la razón puede que las formas te desprestigien. A nadie le gusta ser espectador de peleas. Si te han copiado el contenido (que lo hay), ponle un correo interno avisándole al infractor, y si no lo quita, denúncialo a LinkedIn. Si te ha insultado personalmente igualmente. Avísaselo. En mi caso hice mal porque lo hice de forma pública. La siguiente vez lo haré de forma privada. En la pestaña de comentario de la otra persona, en esos «..:» tienes la opción de denunciar.

 

 


Recuerda hay que responder algo más que educadamente para dejar huella.

  1. Al inicio de la relación:  busca temas de conexión, envía invitaciones personalizadas y da la bienvenida. Las plantillas son eso, plantillas. Pero si puedes, sigue el hilo de la conversación.
  2. Compartiendo y comentando: en todas las interacciones aporta tu opinión personal o los puntos destacados
  3. Respondiendo: responde a todas las personas. Desde agradecerles el tiempo y el esfuerzo que han puesto en escribir, hasta buscar puntos comunes, reconocer errores, volver a argumentar y respetar opiniones de los demás. Nunca te metas en peleas. O no entres o usa el correo interno y si necesitas, la denuncia.

 

Resumen de cómo comportarme y responder en linkedin. Al iniciar las relaciones mensaje personalizado de conexión y mensaje de bienvenida aportando siempre algo de valor.
En todos los comentarios y compartidos dejar nuestra opinión.
Responder a todos los comentarios respetando la opinión de los demás.

 


¿Quieres que tu marca sea visible y rentable LinkedIn?

Descarga estos 4 ebooks gratuitos sin suscripción para seguir mejorando en LinkedIn

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]