Son dos los motivos por los que las personas de la empresa no usan LinkedIn: tienen miedo a ser criticados y no tienen tiempo para dedicarle a las redes.

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

La verdad que no soy mucho de apostar. El domingo pasado, echando gasolina vI que anunciaban que ese mismo jueves habían vendido allí mismo el premio de 1,5 MM de la Lotería Primitiva. Ni que decir tiene que fue un disparador para comprar lotería. No me tocó.

Todo el mundo admira los resultados que obtienes. Cuando dices que has corrido una maratón, has escrito varios libros o hayas hecho cualquier otra gesta. Nos fijamos en el resultado. Nos cuesta preguntar por el trabajo que hay detrás. Entre otras cosas porque no sabemos si queremos pagar “ese precio”.

Hay empresas que en redes proyectan una buena imagen. Nos gustaría conseguir lo mismo sin ningún esfuerzo. Eso no es posible. Detrás de todos los resultados hay planificación y esfuerzo. Es muy raro que se consigan los resultados por suerte. Cuando no tenemos la suficiente motivación, normalmente posponemos el hacerlo. Buscamos excusas y nunca nos ponemos en marcha. Queremos conseguir los resultados por arte de magia. No va a pasar. La vida no es un cuento de hadas.

Hace poco tiempo escribí el artículo  Qué hacer si me prohiben en la empresa usar Linkedin., Varias personas me sugeristeis que escribiese sobre cómo favorecer usar LinkedIn. Eso es lo que vamos a ver hoy. En el artículo de hoy vamos a ver cómo pasar de :

  • Incorporemos LinkedIn a nuestra rutina
  • Seamos productivos
  • Me da miedo que me critiquen

 


Incorporemos LinkedIn a nuestra rutina

Con la carga de trabajo que tenemos, nadie tiene tiempo para estar en redes sociales.

Sin embargo, luego miramos en la aplicación del móvil cuánto tiempo pasamos en whatsapp y lo flipamos. Ya hablé de este tema en el artículo  Cómo sacar tiempo para estar en LinkedIn, donde decía que cuando salió en el móvil de forma automática la medición de tiempo que pasamos en las aplicaciones, me sorprendí de ver que pasaba más tiempo en whatsApp que en LinkedIn.

Tampoco nos cuesta fotos nuestras con comentarios a Instagram. Ni opinar sobre las publicaciones de otras personas.

Ahí está la clave. No nos importa utilizar el whatsapp o Instagram para comunicar. Somos capaces de comunicar de muchas formas: con fotos, con audios, con vídeos, con texto. En estas redes no tenemos vergüenza y sí tenemos tiempo.

El whatsapp e Instagram lo hemos incorporado a nuestra rutina diaria

En nuestra vida profesional también hay muchas situaciones que podemos incorporar a nuestra rutina. Cuando algo profesionalmente nos gusta,  podemos compartirlo con el método  TROYA. No se trata que todas las personas comuniquen de las misma manera. Se trata que cada uno incorpore a la comunicación sus valores y forma de ser. Es una buena manera de ser auténticos.

Para una persona de la empresa una excelente atención al cliente puede significar ser muy rápido en dar una contestación a un problema. Sin embargo, para otro profesional, es vital retar al cliente a que se atreva a ir un poco más allá. Le gustará conocer las necesidades del cliente y si encaja con las necesidades del cliente aconsejarle por un producto superior y de más margen, o uno más económico que se adapte a sus necesidades. Arriesgarse a preguntar por dar un mejor servicio. Las dos don formas excelentes de dar servicio al cliente. Ahí está la magia. Todos podemos comunicar nuestra forma de hacerlo.

Cuando vemos que una noticia está compartida por todas las personas de una empresa de la misma forma, huele mal. Seguro que todas las personas que han participado han sido “obligadas” por la empresa. Hemos sacado este producto o evento, nos gustaría que lo movieseis por redes.

El algoritmo de  LinkedIn no lo mueve y a ojo externos tampoco parece auténtico. Me recuerda mucho a a Tim Hugues en su libo Social Selling; Techniques to influence buyers and changemakers. donde dice que cada vez que la empresa tiene más control de la información, el mercado se la cree menos.

No es un tema que no tengamos tiempo de estar en redes. Es cuestión que no lo hemos incorporado a nuestra rutina del día a día de forma voluntaria como sí lo hemos hecho con Whatsaap o Instagram.


Seamos productivos

Dos formas para favorecerlo:

  • Tener un repositorio de contenido para que las personas lo compartan cuando quieran y como quieran
  • Uso de plantillas

Repositorio de contenido

Las empresas siempre creamos contenido. Marketing crea mucho contenido de descubrimiento y cierre. Todo este tipo de contenido es necesario en el proceso de ventas. Tengamos un repositorio de contenido donde las personas de la empresa podamos compartir el que mejor nos convenga en cada momento. Usemos el método TROYA para compartirlo y para que cada persona le dé su toque personal.

No nos equivoquemos.

El contenido de la empresa no es sólo para usarlo en redes. También se puede usar en los correos electrónicos, en las reuniones presenciales y en todo tipo de comunicación

Lo importante es tener el contenido disponible. Evitar la duplicidad de trabajo (que varias personas elaboren el mismo tipo de contenido) y dejando a cada persona poner su granito de arena en la forma de compartirlo.

Uso de plantillas

Hay un tipo de contenido que comercial o simplemente los departamentos de la empresa crean mejor. Es el contenido de consideración. Es el contenido donde se demuestra por qué la persona es valiosa junto con su organización.

Para que sea muchísimo más fácil que podamos compartir contenido es muy recomendable que las empresas faciliten plantillas a sus equipos para que les sea más fácil compartir:

  • Pueden ser Power Point / Keynotes que luego se pueden convertir en PDFs donde tengamos colores, letras y varias plantillas rellenas con Lore Ipsum o similar. Si dejamos las plantillas completamente en blanco es muy complicado que se puedan rellenar.
  • En el caso de vídeos se puede dejar ya preparada la entrada y la salida de los vídeos. Desde un vídeo hasta una simple imagen de llamada a la acción.


Formemos para comunicar bien

Tenemos miedo a comunicar en redes. Por lo que piensen en nuestra empresa, nuestros proveedores, clientes o conocidos. Al ser una red profesional nos da miedo el qué dirán.

Hay una buena noticia: no eres los suficientemente importante ni las personas tienen el suficiente tiempo para estar detrás de ti y de todo lo que publicas. Así que relájate.

Aún así, para quitar esos miedos, para comunicar de forma efectiva es muy bueno formar a los equipos en comunicación: en qué y en cómo hacerlo.

Muchas veces cuando comunicamos sin formación cometemos el error del “síndrome de la abuela”. Mis nietos son los mejores. Mi empresa, mis compañeros, mis productos y servicios son los mejores. Además ya no es suficiente que el contenido sea bueno, también tiene que enganchar.

A mí me gusta mucho la estructura en comunicación de:

  • Empezar con una duda
  • Resolver la duda
  • Llamada a la acción.

Cuando estamos empezando, planteamos la duda y pasamos a la llamada a la acción sin demostrar que nosotros podemos resolver ese problema. Y esta forma de comunicar hay que entrenarla. De esto ya pusimos varios ejemplos en el artículo 5 ejemplos de cómo pasar de vendehumos a venta asertiva.

También hay una fórmula en las empresas que favorece la implantación de estos conocimiento que es la formación de grupos cerrados donde las personas puedan compartir qué están haciendo, qué les está funcionando y qué no. Los grupos bien coordinados, funcionan muy bien. Estos grupos pueden ser LinkedIn u otras herramientas que esté usando la empresa.

 


  1. Incorporemos LinkedIn a nuestra rutina.
  2. Las empresas pueden facilitar contenido para que las personas puedan compartirlo como y cuando quieran con el método TROYA, así como plantillas para poder crear contenido de forma fácil..
  3. Formar a las personas para que comuniquen mejor y sin miedo.

 

Todos estos ejemplos son personas que han trabajado conmigo. Si tú también quieres crera este tipo de contenido puedes apuntarte a la Academia LinkedIn Sencillo conun pago único o si quieres ir acompañado porque no tienes tiempo puedo acompañarte como mentor.

Recursos mencionados

Artículos

 

Recursos

 

Aquí te dejo un directo donde estuve hablando precisamente de este tema:

 

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

  • Te contesto en un máximo de tres días laborables.