De verdad, a mí me gustaría publicar. ¿Cómo voy a publicar si otras personas que  ya lo están haciendo sobre los mismos temas? ¿Hay sitio para mí?

 

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

¿A quién no le gustaría tener una casa grande? Una habitación por persona, salón, sala de juegos, habitaciones de invitados, piscina, y personal interno que nos ayude con la casa.

También hay muchas marcas de coches, de móviles, de ordenadores y de todo lo que quieras.  ¿Por qué existen tantas marcas? Porque cada una se adapta su tipo de público.

Igual pasa con el contenido. Hay contenido para cada tipo de persona. Aqui la clave es escribir para tu público. Ojo porque hay una oportunidad: menos del 1% de las personas que están en LinkedIn crean contenido.

Hoy hablaremos de cómo Cómo publicar contenido dejando huella aunque otros hagan lo mismo.

  • Parálisis por análisis
  • Cómo sé que lo estoy haciendo bien
  • Calendario editorial

 


Parálisis por análisis

Lo más importante es no caer en el síndrome del impostor. Analízate si lo tienes:

  • Antes de publicar miras contenido de otras personas de tu sector o buscas su referencia para dar valor a tu contenido.
  • Creas contenido y antes de publicarlo te preguntas: ¿esto le interesará a alguien? ¿no será muy sencillo?
  • Piensas que todo el mundo va a consumir tu contenido y te van a criticar, reírse de ti, hablar a escondidas o te dejarán de hablar.

Deja ya de mirar las publicaciones de los demás. Todas esas personas no han vivido las mismas situaciones que tú, ni tienen la misma experiencia. Tampoco van al mismo tipo de público. Esta situación es válida tanto si trabajas por tu cuenta, como si eres parte de una empresa:

  • Imagina que te dedicas a asesorar en la imagen personal de las personas: habrá profesionales que paguen a una persona porque esté de forma muy habitual con ellas y que deje preparada la ropa para cada día; otras personas por estilo de vida conocerán bien los compromisos de un nivel directivo, otras pueden dedicarse a aquellas personas que solo tiran de asesor cuando es cambio de estación y así inmumerables ocasiones.
  • Si hablamos de temas de financiación: puede haber empresas que se dediquen solo a financiar activos del sector médico o tecnológico, otros que serán más generalistas, otras personas que sean más de financiación tradicional, o sólo de circulante, o de plataformas de financiación participativa.

Cada persona tiene un público objetivo. Igual que las cosas por el simple hecho de estar en una u otra zona, o que los coches. Puede que si nos diesen a elegir si no tuviésemos que pagarlo muchos elegiríamos un Ferrari. Si hay que pagar, un Seat Ibiza está muy bien. Igual pasa con nuestro contenido. Tenemos que buscar a nuestro público.

 


Cómo sé que lo estoy haciendo bien

No lo sabes. Tienes que probar. Y sobre todo, encontrar tu tono. Es muy importante empezar. Tranquio porque no eres lo suficientemente importante para que todo el mundo esté atento a lo que publicas. ¿Alguna vez una publicación tuya fue trending topic? Si la respuesta es no, lo más normal es que ahora tampoco.

Qué bueno es publicar y saber que la siguiente vez lo vas a hacer mejor. Lo complicado sería no tener capacidad de mejora.

Aquí van algunas claves para publicar contenido y tener más posibilidades que vaya bien:

  • Tu contenido es para tu cliente, no para tu competencia:olvídate de palabras técnicas. Hacer sencillo lo que parece complejo no es nada fácil. Entender todo para poder explicarlo tiene mucho mérito.
  • Sé estratégico en todos tus contenidos (gracias Livia Arellano por poner nombre a esta palabra que yo antes decía ser malo): esto significa poner ejemplos concretos de lo que haces con tus clientes. Puedes decir que para solucionar una situación de conflicto es necesario poner normas. O puedes decir que una empresa cliente tuya, tenía en su comité de dirección a 5 personas donde siempre tenía problemas a la hora de tomar decisiones. No se respetaba el turno, se sacaban temas personales en un tema profesional y cada reunión era una situación de estrés. Mejoramos esta situación poniendo un par de normas: un  orden del día claro antes de la reunión; no se puede criticar si no se aporta una solución.
  • Revisa tu contenido: si cualquier profesional puede contar lo mismo que tú, está mal. Y es, entre otras cosas porque no has contado tu experiencia y tu punto de vista.

Te dejo en este artículo 5 ejemplos más para pasar de vendehumos a venta asertiva.


Tu calendario editorial

Aunque no te lo creas, tú ya está creando contenido todos los días. ¿Qué estás haciendo con todas esas presentaciones en power point? Ahhhm sí, las archivas en el ordenador.

¿Por qué no ponerlas en bonito y publicarlas en LinkedIn?

Aún así, es bueno tener un calendario editorial. Intentar publicar sobre temas o visiones disitintas. Aquí van algunas ideas:

  • Noticias del sector aplicadas a tu día a día.
  • Tutoriales sobre el cómo hacer algo.
  • Dudas antes de la compra o situaciones que el cliente no se atreve a confesar que las tiene.

 

Sé más consciente de tu correo electrónico, móvil, reuniones con clientes, reuniones externas. ¿A cuántas preguntas estás contestando? Son una fuente de creación de contenido. Y para empezar a crear contenido de forma sencilla siempre me gusta el esquema:

  • Empezar con una pregunta
  • Ofrecer una solución. Una solución es un contenido. Si hay dos soluciones son dos contenidos.
  • Llamada a la acción

 

Igual que te he propuesto de ejemplo, intenta agrupar las preguntas en secciones / cajas para poder ir agrupando y creando más contenido. No hagas contenidos muy largos. Es mejor hacer varios cortos. y acuérdate de reciclar el contenido. Un mismo contenido te vale para vídeo, podcast, artículo y PDF.

 

 


Menos de 1% están publicando contenido. Existe una oportunidad de hacerllo, ser visible y tener más oportunidades profesionales (de trabajo o clientes):

  1. Olvídate de mirar a los demás y ponte a crear tu propio contenido. El primero tiene capacidad de mejora. Qué bien porque ya solo podemos ir a mejor.
  2. Aterriza el contenido: manteniendo la confidencialidad cuenta tus experiencias concretas con tus clientes o situaciones que tú hayas vivido. Que nadie pueda hacer tu contenido.
  3. Estáte atento a tu día a día para ir agrupando las dudas o preguntas por secciones: una idea es un contenido, y acuérdate de pasar el contenido a varios formatos.

 

Si quieres tener una estrategia para ser visible y rentable para estar en LinkedIn (perfil, crecer en tu red de contactos y crear contenido)  puedes apuntarte a la Academia LinkedIn Sencillo con un pago único o si quieres ir acompañado porque no tienes tiempo puedes acudir a las mentorías grupales o individuales.

Recursos mencionados

Artículos

Recursos

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]