¿Merece la pena felicitar los cumpleaños en LinkedIn? Errores a evitar y aciertos.

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

11 de diciembre. Hoy me he permitido el lujo de levantarme a las 7:00 AM y no a las 5:00 como suelo hacer. Es mi cumple. Me he levantado un poquito antes de empezar la rutina de los coles porque tengo pendiente preparar la creatividad para una pequeña oferta de mis tres libros de Amazon en papel a 21 euros. Ayer por la tarde solicité el cambio de precios a Amazon. Me levanto y todavía no está autorizado el cambio de precios. No pasa nada. Preparo la creatividad y la dejo guardada en borrador de publicación.

Empiezo a oír jaleillo en casa. Qué bien, seguro que tengo sorpresita. Y eso que he tenido una semana llena de sorpresas.

Antes que vengan los peques miro los mensajes en LinkedIn. No son las 8:00 y ya tengo más de 100 mensajes de felicitación de cumpleaños. Ay qué bien. Tartita de manazana casera con velitas para desayunar y regalitos. Cómo mola que te quieran. Me gusta el calorcito familiar lo que  más. No el del día del cumple. El de todos los días del año. Y recibir felicitaciones de fuera también.

Fijate que en 2017 casi no recibí ninguna felicitación Ya llevaba casi dos años felicitando a mi entonces pequeña red los cumpleaños a todos mis contactos, y llegó el día de mi cumple y apenas me felicitó nadie.

No lo entendía. ¿Cómo puede ser? No quería que fuese un aluvión. ¿Pero nadie?  Se me ocurrió mirar la visibilidad de la fecha de mi cumple. La tenía desactivada. Ahhh. No es que no me apreciasen mis contactos. Es que LinkedIn no les había avisado. No pasa nada, el año que viene seguro que es diferente. Y con este 2020 son muchas las personas que se acuerdan de mí. Y la verdad que me gusta.

Si no quieres que te feliciten, tan fácil como desactiviar la opción. Desde tu perfil en información de contacto, le das al lapicerito de ariba a la izquierda y cambiar las opciones de visibilidad de tu perfil.

Año tras año repetimos (me incluyo yo también), las mismas rutinas a la hora de felicitar los cumpleaños. No difiere mucho de las acciones que realizamos en nuestros grupos de whatsapp.

Hoy vamos a ver:

  • Errores que se suelen cometer al felicitar.
  • Los mensajes que más me gustan
  • Cómo responder a las felicitaciones

¿Quieres verlo en vídeo o leer el artículo?

 


Errores que se suelen cometer al felicitar

1) Felicitar y vender

Hay personas que tienen plantilla para todo. Yo tengo mi plantilla de bienvenida pero siempre me gusta dedicar el primer párrafo a hablar con la otra persona.

En este caso recibo varios mensajes de venta. Una plantilla donde aparece la felicitación y no mencionan ni mi nombre, y luego con un regalo muy especial, que en realiadad no lo es tanto o se enmarca dentro de una relación comercial.

 

Cuando empecé en LinkedIn yo estaba muy orgulloso de mi guía gratuita enamora a tu cliente y cuando felicitaba el cumpleaños la adjuntaba. Lo veo desde el otro lado, y qué mal lo hacía. De hecho no conseguí nada. Lo mismo catalogarme como persona peligrosa de emitir spam a la primera oportunidad.

Realmente, no es el momento de venta felicitar un cumpleaños.

2) Felicitar y colaborar

He recibido mensajes del tipo tienes un zooom y regístrate aquí. Además un zoom que es el día de  mi cumpleaños. Como si no tuviese otra cosa más importante que hacer. O pedir también tiempo para colaborar o apoyar ciertos proyectos.

Todos estos temas, siempre mucho mejor fuera de la fecha de cumpleaños y siempre preocupándote antes por el prospecto.

3) Felicitar y pedir apoyo a nuestra publicaciones

Otras personas, sienten también que por el hecho de felicitarte y que les respondas, o incluso aunque no les respondas, sienten que tienen el derecho a pedirte que apoyes sus publicaciones o páginas de empresa o similar.

Felicitar el cumpleaños es un acto de generosidad que lo haces porque te apetece. No deberías pedir nada a cambio. Incluso puede que estas personas nunca hayan comentado o recomendado tus publicaciones.


Los mensajes que más me gustan

Afortunadamente he recibido muchos mensajes de felicitación. No los he calculado porque es una «currada» hacerlo de forma manual. Así a bote pronto diría que el 95% de los recibidos son del tipo plantilla estándar de LinkedIn:  ¡Muchas felicidades! o ¡Feliz cumpleaños!. Alguna persona incluso hacía el esfuerzo de añadir después del mensaje tipo de LinkedIn mi nombre. Es todo un puntazo.

También he recibido mensajes donde adjuntaban gifs. Tengo que reconocer que me encantan los de los minions. Aunque recibí al menos 10 veces el mismo.

Una persona me felicitó con el gif de Superman. Eso me hizo más gracia.

Luego hay personas que te expresan buenos deseos. Han escrito unas líneas. Esto ya  me va gustando más. Son personas que han hecho el esfuerzo de agradarme de verdad e ir más allá del mensaje automático.

Me gusta mucho más cuando las personas expresan en esas líneas de más lo que ha supuesto que nos conozcamos. Algunos de ellos me han llegado al corazón. Porque veo que son realmente el impacto que yo quiero causar en las personas. Que haya un antes y un después.

Y luego vienen los que más me gustan:

  • Mensajes de vídeo.
  • Mensajes de voz.

Transmiten una calidez a la que el texto no llegan. Y además son personas que no se limitan a decir algo estándar. Dicen palabras que le salen del corazón. Abres el micro o la cámara y dices lo primero que te venga a la cabeza al felicitar a la persona. ¡Qué bonito!. Permíteme que no te ponga ninguno de ellos porque son muy personales.

 


Cómo responder a las felicitaciones

A pesar del aluvión de felicitaciones que he recibido entre 700 y 1.000, he respondido a todas las felicitaciones de la siguiente forma:

  • Plantilla de felicitación. Mi plantilla de respuesta: Mil gracias 😀 . Y si a la plantilla le añadía mi nombre yo le añadía el suyo. Mil gracias 😀  [nombre]
  • Si me escribían de una forma especial: les respondía también de forma escrita de una forma especial haciendo alusión a sus palabras.
  • Si me mandan audio o vídeo, le devuelvo lo mismo.

 

Sí, he respondido a todo el mundo. Son personas que les ha saltado la notificación y han decidido felicitarme por el motivo que sea. Esperan que les devuelva la felicitación.

El día de mi cumpleaños saqué una promoción en Amazon para vender mis tres libros en tapa blanda por 21 euros. A ninguna persona se me ocurrió mandarle un enlace diciendo que aprovechasen la oportunidad y que me comprasen los libros. Hice una publicación en el muro y las historia de LinkedIn y dejé a cada persona que decidiese si le interesaba o no tomar la oferta.

Sigo pensando lo mismo. Si te gusta felicitar a alguien de verdad y tienes contacto, no uses LinkedIn. El calor humano suma más. Llámale por teléfono. Y si ese día no puede, no pasa nada. Hazlo otro día.

Y si no tienes el contacto, a mí lo que más me gusta son los mensajes de vídeo y audio.

Una cosa más quiero dejar clara. Las personas para mí no son más o menos importantes por una felicitación de cumpleaños.

 A mí me cuenta el cariño que doy y recibo todos los días, no sólo el día del cumpleaños.

Por cierto el 11/12/2020 cumplí 48 añitos.


  1. No vendas con los cumples, ni pidas apoyo ni colaboraciones. No es el momento.
  2. Mensajes de voz y vídeo personalizados son los que más calor transmiten.
  3. Responde a todas las felicitaciones. Si no las quieres recibir, desactiva las notificaciones de LinkedIn.

 

En el curso online linkedin sencillo puedes ir a tu ritmo para implementar todas estas estrategias para conseguir resultados en LinkedIn. ¿Quieres entrar? Sólo por seguir este blog aplica el siguiente cupón:

CUPÓN 20%: DAVIDBLOG

 

Recursos mencionados

Artículos

Recursos

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]