Tener un gran número de contactos, actualizaciones que son virales, contenido propio con muchísima interacción. ¿Sirve de algo? Si no te acerca a tus objetivos en Linkedin no sirve de nada.

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

Estamos en la época de la superconexión. Redes sociales, grupos de whatsapp, pertenencia a clubs o grupos de fans. No significa nada. ¿Y sabes por qué? Si has tenido experiencias vitales complicadas de superar por ti mismo y has tenido que buscar ayuda, ¿cuántas personas importantes has tenido o tienes a tu lado?

Muy similar a la situación en LinkedIn. ¿Con qué estás obsesionado esta semana? Hoy vamos a hablar de nuestras obsesiones en cantidad en linkedin y cómo pasarlas a calidad. En particular:

  • Número de contactos.
  • Compartiendo contenido.
  • Interactuando (responder a los comentarios y menciones, compartir los artículos que posteas)

 


Número de contactos

¿Qué tipo de profesional eres en LinkedIn?

¿Qué tipo de profesional eres en LinkedIn? 1. Spammer: friés a mensajes genéricos a tus contactos y solo te interesan para venderles: 2. Coleccionista de contactos: tienes muchos contactos pero no has iniciado conversación con ninguno de ellos ni sabes cuáles son sus intereses; 3. Inicias conversaciones: te interesas por la otra persona y personalizas todos los mensaje.

 

  • Spammer: ¿lo utilizas para vender desde el primer contacto sin interesarte por la otra persona, sin saber nada de ella?
  • Coleccionista de contactos: invitas a diestro y siniestro sólo con el objetivo de aumentar tu número de contactos. Pero si alguien te pregunta sobre tus contactos y lo que hacen, no sabes que responder. Ni te has mirado su perfil, ni has cruzado un mail con él, ni has interactuado en ninguna de sus publicaciones.
  • Inicias conversaciones: los contactos son como los amigos. No los tienes para aprovecharte de ellos. Los tienes porque te hacen sentir a gusto. Y a partir de ahí puede que surjan o no las oportunidades. Pero siempre en un clima de confianza.

Te recomiendo que a partir de ahora, cuando invites a conectar a alguna persona, siempre revises su perfil, veas en qué puntos podéis coincidir y le envíes una invitación personalizada.

Y cuando aceptes o seas aceptado, envíale un mensaje de bienvenida. Habla sobre él, coméntale lo que haces y envíale algo que le pueda venir bien para su día a día. Echa un vistazo al artículo Cómo dar la bienvenida a mis contactos. Que sepan lo que haces, pero sin agobiar. Sobre todo, porque en ese clima de confianza que la otra persona pueda pedirte ayuda en los temas que tú dominas, y si alguna vez tiene que contratar algo, que cuente contigo.

 


Compartiendo contenido

El perfil es necesario tenerlo bien, es nuestro aspecto externos. Somos un anuncio. Pero la forma de atraer a otros profesionales a ese anuncio es por nuestra forma de interactuar y por el contenido que compartimos.

¿Es bueno compartir solo contenido nuestros? ¿Hay que compartir también contenido ajeno? ¿Puedo autopromocionar mi empresa y servicios? ¿Cómo lo hago?

Puedes ver más en detalle un artículo que escribí titulado «Cómo ser más visible en LinkedIn». Ahí vienen varias reglas de varias personas que están en el mundo del social selling o del marketing online todas ellas muy interesantes. Si tienen algo en común todas ellas son:

  • Que todo lo que compartas sea contenido de calidad, que ayude a tu red, independientemente del origen.
  • Que evites que todas las publicaciones sean «yoismo» o de venta. Se está comentando que para la venta de tus productos y servicios se use como máximo hasta un 30% de las publicaciones, y dentro de esas publicaciones se incluyen eventos formativos.
  • Compartir contenido ajeno.

 

¿Qué contenido compartir? Tim Hughes tiene la norma de 4-1-1: 4 publicaciones para formar; 1 publicación de autopromoción; 1 solicitud demo o presupuesto; 2. Mario Martínez Jr. tiene la regla del 50% - 50%. 50% contenido relacionado con tu empresa; 50% contenido relacionado con el sector; 3. Phil Gerbyshak (20-20-60): 20% hablando de tus soluciones; 20% hablando de uno mismo (sin política ni religión); 60% contenido útil.

Mi experiencia en el mercado latino (que nada tiene que ver con el americano) y si no tienes una gran base de clientes y fans es que la venta directa en linkedin no funciona. Nos cuesta más invitar a las personas e iniciar conversaciones, porque pensamos que algo más habrá por detrás.

El titular profesional es una forma clara de decir a tu red de contactos a qué te dedicas. Y soy partidario de en tus propios artículos de linkedin incluir una llamada a la acción.

Pero la venta no llega de forma automática. En LinkedIn los clientes eligen el momento de ponerse en contacto contigo. Y entonces, todo va muy rápido.

Estoy haciendo pruebas con distintos métodos y ya os iré informando. Pero sólo para que os hagáis una idea, de mi lista de suscriptores no me ha salido ninguna mentoría de linkedin, ni tampoco del podcast. Sí de artículos que van destinados a aportar mucho valor. Pero siempre el cliente es el que toma la inciativa.Y todo ese contenido creado, siempre me vale para confirmar que el futuro cliente y yo estamos en la misma sintonía. 

Las métricas para saber si tu contenido es bueno de verdad no son las recomendaciones, comentarios y compartidos. Que también. En mi caso, si escribo sobre temas financieros, es más importante entrar en conversación con un director financiero de una empresa que facture más de 100 MM, o recibir un comentario suyo, y en el caso de publicaciones sobre ventas rcibir comentarios de personas que se dedican a las ventas y propuestas de colaboración. Porque al final, la idea es que todos podamos compartir lo que vivimos para aumentar la confianza. 

Sé que soy muy «pesado» con este tema. Pero nunca compartas artículos sólo con el link. Aporta algo. Desde copiar y pegar la idea más importante, hacer un resumen del artículo o aportar tu opinión.

Si quieres saber donde encontrar buen contenido propio, visita Qué contenido compartir para crear mi marca personal en LinkedIn.

¿Qué hacer con las recomendaciones a mis publicaciones?

Cuando empezaba en linkedin, con los profesionales que recomendaban mis artículos y me parecía que tenían un buen perfil, les invitaba a conectar y además les agradecía su recomendación y les invitaba a que me sugiriesen temas para seguir escribiendo.

Esta forma de actuar es mucho más personal e invita más a la conversación que un agradecimiento genérico por las recomendaciones de forma pública.

 

 


Interactuando

LinkedIn no es una plataforma de email marketing. Se trata de crear relaciones uno a uno. Y ese mismo miedo que tú tienes a exponerte, es el mismo miedo que tenemos todos los profesionales. Y cada vez que nos exponemos públicamente nos gusta sentir cariño, que alguien nos responda.

Responde a las menciones y a los comentarios de tus artículos o publicaciones: si alguien te ha mencionado es porque quiere conocer tu opinión. Si alguien ha participado en tus publicaciones sé consciente que se ha expuesto públicamente. Y si quieres participación, cuídalos. Soy partidario siempre de aportar escribiendo algo. Aunque solo sea agradeciendo su tiempo y esfuerzo.  Pero, si por el motivo que sea no te sale nada, al menos recomienda ese comentario donde te han mencionado.

Utiliza el correo para ayudar a tus contactos. Siempre que veas algo que pueda interesar a una persona específica, mándaselo.

 

 


No es importante tener un gran número de contactos, sino tener buenos contactos con los que generar una buena relación e confianza. Para ello:

  1. Con los nuevos contactos: céntrate en iniciar conversaciones desde la invitación y el mensaje de bienvenida.
  2. Con el contenido: busca ayudar a mejorar el día a día a esas personas con las que te interesa estar conectado. No importa si el contenido es propio o ajeno o el número de recomendaciones y comentarios. Más importante es de dónde vienen esas recomendaciones y disminuir el «autobombo»
  3. Interactuando: responde siempre a todos los comentarios y las menciones.

 


¿Quieres saber cómo crear buen contenido para LinkedIn?

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]