Cuando visitamos el perfil y la actividad de otro profesional, inconscientemente le estamos valorando. Incluso si no tienes presencia o es mínima, también estás recibiendo una valoración.

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

A la hora de comprar o consumir, a todos nos gusta mirar las valoraciones. ¿Cuántas estrellas tiene este hotel, casa rural, restaurante, libro, podcast, zapatillas de correr, el conductor de BlaBlaCar…?

Este sistema ya ha llegado también al mundo de los RRHH con portales como glassdoor. Un portal de empleo donde las personas valoran las empresas. Si recomendarían ese trabajo a un amigo, las opiniones sobre el CEO, como ha sido la entrevista de trabajo, las bandas salariales, todo. No es una recomendación genérica, sino que en  EEUU se puede filtrar hasta por puesto de trabajo y puedes consultar no sólo la valoración sino también los comentarios. Echa un vistazo al artículo Quiero trabajar en tu empresa.

Y nos parece fenomenal cuando hablamos de los demás. Confiamos más en las opiniones de otros usuarios que en la comunicación que realiza la empresa. ¿Qué pasa cuando ese sistema de puntuación es para nosotros? En Black Mirror en uno de sus capítulos (Nosedive – caída en picado) se hablaba del cómo sería la vida si pudiésemos valorar y ser valorados por el resto de personas y además esa valoración estuviese disponible de forma instantánea. Un mundo basado en las apariencias y la preocupación por quedar bien.

A pesar de ello, ya se está hablando que en China se está implementando un sistema de puntaje social que puede estar operativo para el año 2020 con sistemas de reconocimiento facial y que cruzaría tus datos tanto de redes sociales, como pago de impuestos y otra información disponible para calificarte.

Hoy vamos a ver los motivos por los que estar en LinkedIn:

  • ¿Para qué usan los demás Linkedin?
  • ¿Sólo es para vender?
  • ¿Por qué tiene que usarlo el nivel C?

 

 

 

 


Para qué usan los demás LinkedIn

Originalmente LinkedIn era una plataforma exclusiva para encontrar empleo o mejora profesional. Las opciones eran escasas porque se limitaba a introducir tu perfil profesional a modo de CV.

Con el paso del tiempo, LinkedIn es mucho más que un portal de empleo.

Igual que un móvil es mucho más que un dispositivo para hacer llamadas de teléfono,

LinkedIn es mucho más que un sitio para buscar o mejorar el empleo.

Los perfiles ya no tienen nada que ver con un CV, sino que se aproximan más a exponer qué puedes hacer por la otra persona. Puedes saber más leyendo «Qué incluir en el extracto de LinkedIn»

Y el perfil es sólo una parte pequeña del impacto que tú tienes en LinkedIn. Tu prueba social, tu calificación está en la interacción que haces y su repercusión entre iguales. Igual que cuando compramos algo miramos las estrellitas y los comentarios, lo mismo harán con nosotros. Mirarán nuestro perfil, la actividad que compartimos, su valor y su impacto. Así es como te van a cotillear.

No estoy hablando que sea importante el número de personas que interactuan con tu contenido (recomendar, comentar o compartir). Eso alimenta el ego. Se puede conseguir compartiendo contenido que nada tiene que ver con nuestra actividad profesional. Es más importante la calidad de las interacciones. Que se inicien las conversaciones y que se puedan llevar al mundo real. Y a partir de ahí que puedan surgir todo tipo de oportunidades profesionales.

Lo que sí que tienes que tener claro es que antes de;  realizar una visita a una empresa, ya sea como proveedor o como cliente; cuando quedas con otro profesional para compartir un proyecto; cuando quieres trabajar para una empresa y visitas el perfil de la persona que te va a entrevistar, o eres empleador y buscas el perfil del futuro empelado, para todo, te van a googlear, y de las primeras cosas que saldrá será LinkedIn.

Si tú no estás o tienes otra presencia pobre, estás compitiendo con otras profesionales que sí han cuidado esa parte. Precisamente lo que hay ahora es exceso de información. Si tú no lo estás ofreciendo, otras muchas personas sí lo están haciendo.

 


¿Sólo es para vender?

Si usamos la palabra «venta» en sentido amplio sí, es exclusivamente para vender. Aquí te dejo algunas acepciones de qué significa para mí vender:

  • Ser un profesional más valorado. Y no sólo en tu entorno más cercano y real, sino que puedes aprovechar el potencial del alcance de las redes. A partir de ahí surgirán oportunidades de colaboración.
  • Atraer talento: por el tono del contenido que comparten las personas de una empresa estás atrayendo a profesionales similares a ti.
  • Hacer que nos compren: si compartimos contenido que le haga la vida más fácil a nuestros clientes y leads, es más probable que ellos se pongan en contacto con nosotros. El proceso de compra ha cambiado, y cada vez más el cliente tiene el poder de informarse y decidir.

 

Si eres una profesional muy reconocido en el mundo real en una zona, ¿qué pasará si cambias de zona? Empezarás de cero. ¿Y cuántas oportunidades estás perdiendo de trabajo y/o colaboración con otras personas que no son de tu zona y te pueden aportar?


¿Por qué tiene que usarlo el nivel C? 

Linkedin no es de uso exclusivo o para personas dedicadas a la venta o la búsqueda de trabajo o mejorar su posición laboral.

La prueba social es cada vez más importante. Ahora más que nunca, tenemos la oportunidad que todas las personas de la empresa estén comunicando sus valores personales y los de su empresa. Hemos multiplicado nuestras posibilidades de comunicación.

Igual que en la vida real, unos padres no le pueden decir a sus hijos que hagan deporte, dejen de fumar y no fumen, si los padres no dan ejemplo con sus actos.

Lo mismo pasa con LinkedIn. Si el nivel C de la empresas (empezando por el CEO) no da ejemplo, es muy complicado que el resto del equipo se lance a comunicar en LinkedIn. Y en empresas grandes donde de forma natural ya tiene un gran número de seguidores su papel es vital porque:

  • Inspira a otros profesionales, se puede convertir en un «influencer». Igual que los deportistas dan ejemplo con su comportamiento a millones de personas, desde LinkedIn, también se puede dar compartiendo aciertos y errores, mostrando la parte humana y profesional
  • Se puede compartir la visión futura del mercado o de gestión de personas.
  • Son los primeros en dar ejemplo para atraer talento y clientes.

 

Aquí te dejo las tres personas que cuenta con un mayor número de seguidores:

  • Richard Branson (fundador de Virgin – 13,3 MM de seguidores): escribe sobre gestión de personas y liderazgo.
  • Bill gates (Microsoft – 12,8MM de seguidores): escribe sobre cambio climático, educación, salud
  • Arianna Huffington (Huffington post – 6,8 MM de seguidores): escribe sobre trabajo y productividad

Menos customer experience y más employee satisfaction

¿Te imaginas que el nivel C de las empresas compartiese sus experiencias? ¿No crees que serían mucho más cercano para sus equipos? ¿Subiría la motivación? ¿Alinearía valores y objetivos?

Emmanuele Macron, presidente de Francia, es también influencer de linkedin y comparte contenido y su visión. Y se expone a los comentarios. Cada vez es más importante nuestra marca personal, nuestra huella, nuestras opiniones.

No hay que esperar a estar fuera del mercado de trabajo para empezar a trabajar tu marca personal. Ya puedes ir dejando tu huella. Sé el responsable de tu vida y sé un profesional más valorado. 

 

 

 


Vamos con un resumen rápìdo de lo que hemos visto:

  1. En LinkedIn te miran para saber más de ti como profesional: a todos nos ponen una nota. Si no estás, hay otras personas como tú que ya están.
  2. Úsalo para vender en sentido amplio: no solo productos y servicios,sino a ti como profesional y a tu empresa para atraer talento.
  3. El nivel C tiene que estar para dar ejemplo: hoy todo el mundo comunica y vende en la empresa. No hay mejor forma que dar ejemplo. Además sirve para aumentar la motivación, atraer talento y clientes.

 


Descarga estos 4 ebooks gratuitos simplemente pinchando en la imagen

 

 

 

 

Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]