Vivimos en una sociedad egoísta. Nos gusta recibir, pero nos cuesta mucho dar. Puede que sea la cultura del todo gratis, o porque realmente no sabemos cómo hacerlo. Aquí vamos a ver cómo hacerlo. No solo se puede ayudar con conocimiento, también con tu opinión. Vamos a ver cómo hacerlo.

 

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify

 


LinkedIn y la vida real

No hace mucho tiempo, compartí mis vídeos del entrenamiento para ser más visible con una persona de una gran empresa. Con una doble intención. Que viesen el valor del entrenamiento y explorar posibilidades de colaboración relacionado con el contenido y su empresa.

Fue todo muy bien, iniciamos conversación y me preguntó una serie de dudas que resolví encantado. Le mencioné también los servicios que prestaba y a lo que me dedicaba. Después de aportar, no me dio las gracias, ni me mencionó nada sobre la posibilidad de poder ofertar los servicios. Me hubiese valido un simple no estamos interesados, no es el momento o simplemente un gracias pero no.

Me quedé frío. Es como si hubiese abierto le hubiese dado las llaves de mi casa a una persona, para que una persona entre y salga por donde quiera, abra el frigorífico, se beba una cerveza, tome unos snacks y cuando acaba te deja la lata en cualquier sitio, el vaso y el suelo sucio y además se va sin darte las gracias. Y encima ojo con no tener preparado todo para la próxima vez porque te cae una bronca.

Decidí volver a escribir y preguntarle qué hacía falta para que una persona como yo pudiese generar más confianza y colaborar no solo con su empresa, sino con empresas similares a la suya. ¿Sabéis que respondió?

….

….

Nada.

Estoy convencido que será muy complicado que me pida algo (ya me usó y tiró). Posiblemente no le haga falta porque por su posición pueda hacerlo con más personas y empresas. También será muy complicado que yo hable bien de él y de su empresa, aunque en su comunicación en redes sociales justo esté demostrando lo contrario de lo que hizo conmigo. Ya hablamos de este tema en el artículo sobre la diferencia entre postureo y marca personal.

Todas las persona, independientemente de nuestra nivel de conocimientos técnicos, siempre podemos aportar. Si no son de temas técnicos, pueden ser de otro tipo de temas o con nuestros puntos de vista, o otros aspectos en los que nosotros estamos más familiarizados.

Es muy importante que No me digas en qué te puedo ayudar, sino que realmente ayudes de una forma auténtica. Y hoy lo vamos a ver en tres apartados:

  • Por el correo interno de linkedin.
  • En las publicaciones de otros profesionales.
  • En tu plan de publicaciones y comentarios.

 

Este tema se lo agradezco a Italo León Santamaría que me lo propuso.


 

Por el correo interno de linkedin

Si alguien te escribe un correo interno por linkedin, lo más normal es contestar. Tanto para dar una respuesta afirmativa como negativa. Pero al menos contestar.

Os parecerá mentira, pero cuando escribo un mensaje de una persona que me ha invitado y le doy la bienvenida, sólo un 10% me responde a mi mensaje. Y eso que en las primeras líneas, si no ha interactuado con mis publicaciones y me ha invitado a conectar pregunto siempre cómo me ha conocido y cuáles son sus temas de interés.

Hace unos días, en una publicación de LinkedIn una persona me mencionó como referente en esta red. Y ese porcentaje que no llegaba al 10% subió en el nivel de respuesta. Me imagino que algunas personas se sentirían bien recibiendo un mensaje personalizado de una persona que era considerada relevante. Entonces qué pasa, ¿contestamos o no dependiendo si la persona es relevante?

Las personas que me responden con un tema específico, suelo mandarles artículos míos o enlaces de otras personas que pueden ser de su interés. Siempre intento ayudar.

Otras personas, cuando reciben mi mensaje de bienvenida también me ayudan. En mi caso:

  • Me dicen cómo me conocieron.
  • Especifican qué es lo que más le gusta: contenidos sencillo, los vídeos, un tema sobre el que he hablado.
  • Ponen sus conocimientos a mi disposición de forma específica. No solo me dicen si necesito algo están a mi disposición sino que son más específicos. Muchas veces leyendo un perfil no sabes en qué es buen ese profesional. Así que me comentan temas como si quieres saber algo sobre Rusia o  si necesita algo del sector del petróleo, que te presente a alguna persona, a mí me gustan los contenidos sobre ventas / formación de estas personas,, … Todo muy específico.
  • Me mandan información relevante que puede ser de mi interés: un vídeo, una persona que no sigo, un artículo,… cualquier tema que intuyen me puede venir bien.

El correo no es solo para las bienvenidas sino para todos aquellos temas que sepas le pueden interesar a la otra persona. ¿Lo tengo que hacer con todos los contactos? Sería imposible. Pero sí es cierto que hay profesionales que te ha impactado su perfil o te gustó la bienvenida, o su participación en algún comentario. Esas personas que para ti son relevantes, cuídales y siempre que puedas contribuye con contenido de calidad.

Contestar siempre, incluso para decir no. Si te ofrecen un servicio en el que no estás interesado, agradecérselo y decirle que no te vuelvan a molestar con ese tema. Si lo hacen, puedes darles de baja como contacto o bloquear el contenido.

Si te piden de un tema específico que te parece por la parte un poco abusivo, ayúdale con enlaces de contenido genéricos pero inspiradores.

 


En las publicaciones de otros profesionales

Ya vimos en otro artículo las diferencias entre Recomendar, comentar o compartir. Y lo que siempre da más visibilidad de es compartir, comentando la publicación y nombrando al autor.

Siempre que compartas o comentes, que no sea como pasar el periódico. Es decir, no te limite a poner el enlace sin más. Ayuda muy poco a saber qué es relevante y a tu comunidad la obligas a leer y a no saber tu opinión.

Destaca todo aquello que más te haya gustado de la publicación. Puede ser con tus propias palabras si te sientes con confianza o simplemente utilizando las comillas para destacar todos aquellos puntos literales que más te hayan gustado. Para las personas que escribimos nos viene muy bien saber qué es lo que más te ha gustado.

Muchas veces, a temas que como autores no le damos importancia, para los que consumen el contenido sí son relevantes. Es un indicador muy claro de qué temas son importantes y qué palabras son las que más impactan. No sólo para tenerlo en cuenta para otras futuras publicaciones sino también para preparar contenidos de vídeos, conferencias o libros. Es una forma de ayudarnos como creadores de contenido a dar aquello que realmente interesa.

Y como autores, siempre nos gusta que nos mencionen. Aunque sólo sea egoístamente, si compartes algo de un autor y le nombras, vas a atraer a tu publicación la comunidad del autor y vas a poder leer más comentarios de personas interesadas en ese tema.

 


En tu plan de publicaciones y comentarios

Tanto si es contenido propio como ajeno, la nueva forma de que te compren es ayudar a tus futuros clientes o a tu comunidad de profesionales para que te contraten o te recomienden.

No se trata de machacar constantemente para decir en qué somos muy buenos en lo que hacemos. Ya vimos Cómo crear un calendario de publicación cómo ser variado, aportar y no resultar pesado.

Si a ti no te gusta lo que lees, no lo compartas. Sé honesto con tu comunidad. Esto tan de moda que se dice de crear valor, ¿qué significa? Para mí está muy claro. Que las personas que consuman tu contenido tengan puedan mejorar su día a día. Que lo puedan llevar a la práctica o replantearse las cosas.

Busca siempre publicaciones que apoyen tus ideas. No artículos para criticarlos. Sí que es cierto que la crítica en las redes sociales es muy viral. Pero atraes a ese tipo de personas que siempre están peleadas con la vida. Y en LinkedIn, se trata de atraer a personas con las que coincides en valores.

Personalmente recomiendo todos los comentarios (los comentarios también se pueden recomendar) para que la otra persona se de cuenta que lo he leído. Y también les respondo. Les nombro, si preguntan les respondo, pero si no hay nada concreto les agradezco su tiempo y participación. Qué menos que cuidar a una persona que está participando en tus publicaciones.

Cuando estamos empezando en serio en linkedin a ser activos, soy mucho más partidario de agradecer la participación de la recomendaciones mediante un correo interno, que de forma pública agradecer que hayan recomendando. Puedes aprovechar para invitarlos a conectar (si no puedes mandar correo porque no son contactos) o para preguntarles qué temas son de su interés o simplemente si os podéis conocer.

 

 


Todos podemos ser agradecidos en linkedin aunque no seamos expertos:

  1. Por el correo interno de LinkedIn: contestando a lo que se pregunta (incluso si es un no) y aportando contenido que pueda ayudar a tu contacto o simplemente tu opinión.
  2. En las publicaciones de otros profesionales: destacando aquello que más nos gusta, y si compartimos nombrando al autor.
  3. Con nuestro plan de publicaciones: que sea contenido auténtico que ayuda a mejorar el día a día y cuidando a todas las personas que participan en nuestras publicaciones, en especial las que comentan.

 


¿Quieres saber más sobre LinkedIn? Descarga estos 4 ebooks gratuitos sin suscripción


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]