Nos ponemos delante de la cámara, de un papel o del ordenador y automáticamente dejamos de ser nosotros mismos. ¿Qué hacer para ser nosotros msimos? ¿Para llegar a las personas adecuadas?

 

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify

Aquí tienes un resumen en vídeo del contenido de 1 minuto:

 


LinkedIn y la vida real

Mis primeras grabaciones en vídeo me llevaban muchísimo tiempo. En mi primer vídeo, antes de sacarlo se lo envié a mi familia. Mi hermana me dijo:

Está bien, pero no eres tú.

Ese primer vídeo era de 3 minutos 30 segundos para presentar mi guía gratuita «Enamora a tu cliente» y lo puedes ver en este enlace. Tardé en grabarlo 3 horas, y en montarlo posiblemente un día. Tanto esfuerzo para conseguir un resultado correcto.

 

Me acuerdo también que recibí un mensaje de una persona que me ofrecía sus servicios para mejorar en mis presentaciones en vídeo. Me decía que no tenía ritmo hablando, que las pausas eran largas. Todo lo que me comentaba era verdad. Visité su perfil, su web, y no tenía ningún vídeo suyo publicado.

Personalmente, si quiero avanzar en algo, prefiero hacerlo con personas que lo han vivido. Si voy a correr una maratón quiero que alguien que la ha corrido me cuente qué se siente en el km.33, en el muro. Qué cosas le han ido bien, qué me recomienda hacer para mi primera carrera y que a esa persona le hubiese gustado que le contasen, … Una persona que ha leído muchos libros, nunca te lo pondrá contar con la pasión y convicción que la que lo ha vivido.

Hoy vamos a ver precisamente, cómo sacar nuestro tono en las publicaciones:

  • Practicar, practicar y practicar.
  • Cuéntamelo
  • El contenido

 


Practicar, practicar y practicar

No me acuerdo muy bien en qué podcast o vídeo de youtube sobre presentaciones escuché una frase que se me quedó grabada para la creación de contenido en vídeo:

Si todas las personas se grabasen 5 minutos al día durante 365 días al año y viesen su video cada día, no necesitarían ningún tipo de formación.

Es verdad. Sólo practicando se mejora. Y no me refiero al vídeo, sino a cualquier tipo de contenido que generes: texto escrito, infografía, audio, vídeos tuyos, video montajes o cualquier tema que se te ocurra de creación de contenido.

Vamos a hacerlo en tres fases:

  1. Lanzarse a crear y publicar contenido: nunca lo vas a hacer perfecto. Publica y ya irás mejorando. Lo más importante son los comentarios que recibes. Quizá dedicas mucho tiempo a un tema estético que luego pasa desapercibido. Cuántas veces he publicado contenido y las personas me han resaltado frases que para mí no eran las más importantes o que pensaba que era contenido que ya se daba por sabido.
  2. Bloquear tiempo: no existe la inspiración divina. Reserva tu mejor momento creativo para hacerlo. Puede ser por las mañanas (como hago yo que me levanto antes de los coles de los niños para escribir), por las noches, o en el momento que te sientas mejor. Sobre todo al principio, habrá días que irá mejor, y otros que irá peor. Pero si bloqueas tiempo para crear contenido, finalmente va saliendo y mejorando.
  3. Revisa: Nada de autocomplaciencia y autobombo. Sé crítico con tu trabajo y tu persona. Piensa siempre en cómo se podría haber hecho mejor e impleméntalo la siguiente vez. Los comentarios que recibes siempre son útiles. Muchas veces es por no haber explicado bien las cosas. La culpa no suele ser del que consume el contenido, sino de nosotros que lo creamos.

 


Cuéntamelo

Para mí esta parte también es fundamental. Cuando digo «cuéntamelo» me estoy refiriendo a que lo hagas con tus propias palabras.

Si buscásemos un símil entre el periódico y la publicación propia, nuestro contenido tiene que ser lo más parecido a las columnas de opinión.

Tienes el vídeo de Víctor Barrero Vázquez hablando en la calle de cómo entiende él el trabajo de comercial al que lleva toda su vida dedicándose. Más de 9K visualizaciones:

¿Incluir o no incluir otras fuentes?

Contando tus experiencias vas a ahorrar mucho tiempo. No necesitas estar buscando datos para dar valor a tu contenido. A mí me gusta que me cuenten lo que se vive en primera persona. Temas más técnicos puedo buscarlos en informes o revistas especializadas. Así, vas a ahorrar mucho tiempo en la creación de contenido.

Te dejo aqui el ejemplo de Rodolfo Alonso, personal shopper inmobiliario hablando de qué hay que tener en cuenta antes de dar dinero por adelantado para alquilar un piso:

¿No recomiendas incluir otras fuentes o estudios?

Si estás continuamente formándote con libros, artículos, podcast, vídeos o de cualquier otra forma, cuando tengas esos datos puede surgir la idea de un contenido. Me gusta incluirlos si son el punto de partida para contar tus experiencias. Son un apoyo a tu contenido y a lo que vas a compartir.

El proceso inverso no me gusta. Es decir, escribir, y luego buscar fuentes, datos y justificaciones para poner en valor nuestro contenido. Además que no suena auténtico, consume mucho tiempo.

 

Sé tú mismo

Incluye tus muletillas (¿por qué no?) siempre que sean educadas. Utiliza el mismo tono que tienes cuando estas con clientes o en el equipo de trabajo.

Aquí te dejo el ejemplo del primer vídeo de Teresa Viejo para LinkedIn. Muy natural, con su muletilla diciendo uff, y en su lugar de trabajo. Siendo como es ella:

Da tu opinión sobre el tema. Lo que a ti te parece. Cuántas veces escuchamos a una persona contando exactamente las mismas cosas que nos han pasado a nosotros. O en una reunión alguien hace una pregunta que nadie se atrevía a hacer por vergüenza y qué bien le viene la respuesta al grupo.

LinkedIn es una red profesional. Sé tú mismo, pero hablando de temas profesionales. Esa es la forma que cuando inicies conversaciones, se hable de temas profesionales y no de temas personales. Visita Como y cuánto exponer mi parte personal en linkedIn si quieres saber más.

 


El contenido

De este tema ya hemos hablado en otros artículos. Te pongo aquí un resumen de cómo saber si el contenido que estás creando es bueno y está bien creado. Aunque el artículo se creó para la parte de contenido escrito, es extrapolable para todo tipo  de contenido. Te dejo aquí el enlace a l artículo Cómo hacer más atractivo mi blog en LinkedIn Pulse del que he sacado esta infografía.

Los básicos:

  • Además de formar educar y/o retar tienes que ser entretenido. Usa las anécdotas.
  • Cuenta experiencias propias, temas prácticos que se puedan poner en práctica.
  • Ten una llamada a la acción: visitar web, tu perfil, conectarte, ir a un blog, a otra red social, ver otro contenido, que se comente. Pero inclúyela siempre.

Infografía: Cómo reviso mi contenido en linkedin pulse. Contenido: ¿tiene anécdota? ¿es fácil de leer?¿aporta soluciones?¿tiene una llamada a la acción? Formato: ¿es escaneable? utilizo encabezados 1 y 2, negritas, párrafos corto y contenido multimedia

 

 

 


El contenido es lo que realmente nos diferencia en las redes y lo que nos da visibilidad. Seamos nosotros mismos. Para ello:

  1. Practicar: comienza a publicar contenido, bloquea tiempo para tener regularidad y revisa.
  2. Cuéntamelo: usa tu lenguaje, tus muletillas y sobre todo tu experiencia. Si usas datos son sólo como apoyo, no como justificación.
  3. Revisa tu contenido: hazlo entretenido (con anécdotas), aporta soluciones y pon una llamada a la acción.

 


¿Quieres crear todo tipo de contenido y no sabes cómo?

Regístrate en los módulos gratuitos del curso online Academia LinkedIn Sencillo.


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]