Ya he vencido el miedo a crear contenido. ¿Bloqueo un día y lo hago todo del tirón?  ¿Lo hago poco a poco? ¿Cuál es el punto justo para crear contenido?

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify

 


LinkedIn y la vida real

Desde que empecé a trabajar uno de mis primeros jefes siempre me pedía que hiciese auto revisión de todo el trabajo que había hecho. De qué me sentía orgullos y cómo se podía haber hecho mejor.

El primer informe que entregué tenía que ver con el sector cárnico. Ahí vino mi primera auto evaluación. Ya sabía para mis siguientes estudios qué fuentes eran buenas y donde buscarlas, cómo informarme y a la vez ir montando el informe sin tener que duplicar el trabajo o pedir cita para las entrevistas al principio para que luego me diese tiempo y no hubiese problemas de agendas.

Lo mismo pasa a la hora de crear contenido. No es lo mismo ser un experto creando contenido que estar empezando.

  • El plan de contenidos
  • Crear contenido cuando empezamos
  • Crear contenido con experiencia

 


El plan de contenidos

A nadie le recomiendo que se ponga a crear contenido si antes no tiene muy claro cuál es el objetivo de sus publicaciones. Ya hemos hablado en otro artículo de la importancia de crear contenido de consideración que es el menos habitual en redes. Es ese contenido que demuestra que tú sí que eres una persona que puede hacerle la vida más fácil al cliente.

¿Cómo saber si ese contenido esta bien hecho? Lee tu contenido y prueba si esta frase de la película Pulp Fiction es verdad, cambiando Lobo por tu nombre:

Soy el señor Lobo. Soluciono problemas.

Estar en modo de creación de contenido es simplemente cambiar el chip y estar alerta para crear ese contenido. Ya hemos comentado en otro artículo de no sé por donde empezar a crear mi propio contenido que tú normalmente creas contenido aunque no sepas que lo estás haciendo: cada vez que resuelves una duda, contestas a un cliente, preparas una conferencia o formas a tu equipo.

Ahora la clave está en tener unas “cajitas” para ir confeccionando tu plan de contenidos en función del plan de contenidos. Aquí te dejo algunos ejemplos:

  • Si te dedicas a la comunicación: puedes hablar de ella desde muchos aspectos: voz, cuerpo, mensaje y puedes sacar muchos más temas si los cruzas con las distinta partes de la comunicación como el inicio, nudo y cierre.
  • Si te dedicas al coaching: el contenido de consideración lo tienes muy claro explicando síntomas de tus clientes (de forma genérica) y posibles estrategias
  • Si eres comercial: tu contenido está en problemas del cliente y posibles soluciones. Y también hay cabida para tus temas personales explicando cómo se cuida al cliente, a los equipos, cómo se resuelven conflictos empresas-cliente.

En esta fase del creación del plan de publicación, sí que recomiendo estar permanentemente en modo alerta. Tener en el móvil la aplicación de notas para ir metiendo los temas, o simplemente una agenda.


Creando contenido cuando comenzamos

Yo soy muy fan de trabajar por bloques sin interrupción. Creo que es una forma muy válida de ser productivo. Y cuando estamos empezando a crear contenido también.

Ya sea contenido escrito, podcast, vídeo o PDF soy partidario de hacer 2 ó 3 a la vez. ¿Va a ser un contenido perfecto? No Hay que empezar. No queda mal. Tenemos capacidad de mejora.

Personas que mentorizo o alumnos que están en mi curso online, me comentan:

– David, ¿cómo me dijiste que publicase ese contenido? ¿Has visto de lo que soy capaz de hacer ahora?, – como lamentándose de haber sido tan malos al principio.

– Si no hubiese empezado regular, no habrías sido nunca capaz de llegar a hacer lo que haces ahora – les contesto a todos.

No esperemos que nuestros primeros contenidos sean fantásticos. No es verdad. Seamos conscientes que:

  • Nos falta encontrar nuestro tono de comunicación
  • Tenemos que entrar en el hábito de comunicar de una forma mucho más relajada, como somos nosotros.
  • Nos falta tiempo para habituarnos con los formatos, los énfasis que tenemos que hacer.

La única forma de mejorar es practicar. Si del tirón hacemos 20 contenidos va a ser un gran error. Vamos a hacer 20 contenidos con los mismos fallos. Necesitamos parar, autocriticarnos, recoger las impresiones de la red y volver a empezar.

Sí a crear de 2 ó 3 contenidos cada vez

No a crear bloques grandes de contenido

No serás ni la primera persona, ni la última que después de haber creado 20 contenidos se da cuenta que:

  • Las llamadas a la acción están mal.
  • Quedaría mejor el contenido si la entrada captase más la atención (con una anéctoda, un hecho real).
  • Que todos los contenidos son demasiado cortos, largos o aburridos.
  • Que si hubieses dejado días entre medias el tono sería mucho mejor.


Creando contenido con experiencia

Cuando ya tienes experiencia, aquí el concepto de crear contenido cambia completamente porque:

  • Ya tienes un esquema de publicación que se identifica con tu forma de ser. Si lo decides cambiar, seguro que te tomas un tiempo para darle una vuelta por completo.
  • Tienes experiencia en todas las partes técnicas y de formato. Cómo dejarlo bonito en cada vez menos tiempo.
  • Conoces a tu audiencia y ya sabes cómo va a quedar.

En estos casos, sí que te recomiendo que bloquees una mañana o un día y hagas todo el contenido del tirón. Y voy un paso más allá. Recicla tu contenido en el momento. Pásalo a distintos formatos. texto, vídeo, podcast, PDF, presentación, … Si lo haces todo en el día, te llevará menos tiempo.

Con experiencia, haz contenido del tirón y aprovecha para reciclarlo.

De esta forma tendrás contenido para ti y para compartir en LinkedIn o en las redes en las que estés presente. Ojalá todas las personas siguiesen todas tus publicaciones. No es así. Quien te sigue en los PDFs, puede que no te siga en los vídeos. O el tipo de persona que te sigue en tus escritos, no es la misma que la de los vídeos.


  1. Ten tus cajitas para organizar temas y está siempre alerta para tener “alimentado” tu plan de contenidos.
  2. Cuando estés comenzando, no hagas mucho contenido del tirón. Haz bloques de dos o tres contenidos y revisa. Es l la mejor forma de no tirar todo el contenido a la basura.
  3. Cuando tengas experiencia, puedes trabajar en bloques más grandes Sobre todo, recicla el contenido. Pásalo en diferentes formatos para poder usarlo en distintas redes y en distintos momentos temporales.

Si quieres que te eche una mano con tu plan de contenidos, y además tener teoría, ejemplos y retos, te animo a apuntarte a la Academia LinkedIn Sencillo.  Ahí tienes formación para que consigas tener tu marca visible y rentable en LinkedIn (perfil, interacción y contenido). Con todas las herramientas que yo utilizo, todas mis plantillas, persona que están en tu misma situación en un grupo privado  y lo más importante MI SOPORTE PARA QUE LO CONSIGAS. 

Te reto a que te registres en los módulos gratuitos y me preguntes tus dudas. Verás lo que avanzas.

Recursos mencionados

Artículos

 

Recursos

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

  • Te contesto en un máximo de tres días laborables.