Puedes hacer un trabajo espectacular y tener el mejor producto o servicio. Todavía queda un pequeño paso para que seas el elegido ya sea para vender o para optar a un puesto de trabajo. Que alguna persona apuesta por ti.

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify

 


LinkedIn y la vida real

A mí también me pasa. El puerta fría me sigue costando y mucho.

Recuerdo hace un año, preparé para uno de mis contactos que era CEO de una empresa mediana. La empresa está creciendo muchísimo, además de su labor comercial en productos muy novedosos, tiene visibilidad social con todos los proyectos que prepara en favor de la igualdad de hombres y mujeres.

Preparé un vídeo a través de loom de cómo podía mejorar su comunicación en redes no solo esta persona, sino también cada persona de su empresa. Dar a conocer no solo todos sus productos y servicios, sino también su labor social y que sirviese no solo para vender sino para atraer talento.

Loom te da la posibilidad de saber si el vídeo se ha visto, cuántas veces y a qué horas. ¿Qué crees que pasó? Esa persona no solo no vio el vídeo, sino que también me dio de baja como contacto de primer nivel.

Para esa persona, yo no era nadie. No venía recomendado y no le podía aportar ningún valor.

Estos son los distintos niveles de recomendaciones:

  • Recomendaciones online
  • Recomendaciones de personas que conoces
  • Cómo preparar una recomendación

 


Recomendaciones online

A la hora de contratar un hotel, ir a una comida, ver una película o leer un libro pasamos olímipicamente de las opiniones de las empresas. Nos gusta mucho más ir a los buscadores de turno (booking, tripadvisor, Amazon) y ver las estrellitas y los comentarios de turno.

Queremos saber lo que otras personas como nosotros opinan

Y cuando se refiere a nosotros mismos, también recogemos testimonios. Los podemos tener en nuestra página web bien en formato texto, audio o vídeo  y también los podemos pedir a través de LinkedIn para que se agreguen a nuestro perfil.

No se trata llenar tu perfil de recomendaciones “compradas”.  Aquí puede haber varios niveles:

  • Hago una recomendación en tu perfil para que tú me la devuelvas en el mío
  • Hago una recomendación por compromiso y la relleno de forma genérica sin dar mucha información.

Si me dieses a elegir, a mí no me gustaría tener muchas recomendaciones. Me gustaría tener pocas y de gente con reconocimiento profesional. Imagínate que Jeff Winner (Ceo de inkedIn), Oprah Winfrey (de las personas más infuyentes en comunicación a nivel mundial) y Bill Gates (MIcrosoft) me recomendasen por mi capacidad de resolver problemas. Ya no me harían falta más recomendaciones.

Te dejo aquí cómo pedir y dar recomendaciones en LinkedIn.

También es importante recoger los testimonios para tu página web. Nos da vergüenza pedirlas (a mí el primero). Una vez que acabe tu trabajo pídelas (en el último apartado vemos cómo hacerlo). Si tienes negocio online, pídelas. Yo siempre las pido para mis libros. Son muy importantes.


Recomendaciones físicas son las mejores

Recientemente, y ya con el TOP 20 de influencier en linkedin de habla hispana, tengo como objetivo entrar en una serie de empresas.. Mi estrategia para conseguir hablar con esas empresas ha cambiado totalmente.

Ya no uso solo LinkedIn para contactar directamente con las personas que quiero. NI siquiera haciendo un vídeo personalizado. Si no tengo otra salida, sí lo hago. Busco alternativas.

En este caso, miré los contactos que ya tenía de esa empresa. Aunque no fuese un nivel directivo. No sólo le pedí por favor si me podía dar el contacto de la persona, sino si podía hablar con esa persona para anticiparle que me pondría en contacto para hacerle una propuesta que acelerase el tiempo de acceso al mercado laboral de esas personas.

En todo este proceso, por casualidad, otra persona que conocía de la red, me comentó que también conocía a la persona que tomaba las decisiones. También habló personalmente por teléfono con esa persona y me recomendó.

La recomendación es la mejor forma de entrar en sitios donde no tienes acceso

 

Las personas te recomiendan porque conocen tu trabajo gracias al contenido que estás publicando en redes. Es una muy buena manera de estar siempre presente en la mente de tus clientes.

A los que no le gustan nada las redes sociales siempre me comentan lo mismo. Este negocio no te ha salido por LinkedIn. Ha sido por una recomendación.

Yo siempre contesto lo mismo. LinkedIn ha sido el inicio de esa relación. Sin esta herramienta no hubiese sido capaz de llegar. Claro, estar en LinkedIn no es suficiente, es solo una herramienta más a utilizar en tu estrategia que sirve y mucho para pasar del online al físico.


Cómo preparar una recomendación

Las recomendaciones, para que sean efectivas tienen que ser lo más específicas posibles. Cuando dicen que esta persona es una crack, que es genial, tiene mucha capacidad de trabajo e implicación, realmente no nos están transmitiendo nada.

A mi me gusta mucho seguir el esquema que he visto en todos los vídeos de recomendaciones de Judith Catalá que puedes ver en este enlace. Es una persona sobresaliente en el mundo de las ventas que predica con el ejemplo.

  1. Quién es la persona y qué hace (si es en LinkedIn quizá la recomendación no haga falta porque se ve en su tiutlar profesional). Muy importante empezar con la persona que te recomienda y darle visibilidad a su proyecto.
  2. Cuál era la situación antes de conocerte.
  3. Qué ha conseguido después de forma lo más específica posible.
  4. Qué es lo más útil que ha encontrado.
  5. A los que tienen dudas, ¿por qué deberían trabajar contigo?

 


  1. Recomendaciones online: pídelas siempre que puedas de personas relevantes. No solo para LinkedIn, sino también para tu web o tu negocio online (Amazon, cursos, Tripadvisor o similar). Lo mejor después de terminar el servicio.
  2. Recomendaciones físicas: son las mejores. No solo que to digan de palabra, sino que también lo hablen directamente con la persona. Antes de entrar en una empresa hay que mirar cuántas personas me podrían recomendar de verdad.
  3. Ten el esquema para pedir recomendaciones: primero da publicidad a la otra persona, que explique lo que hace; que explique cuál es el antes y el después de estar contigo; y por último, que comente por qué merece la pena trabajar contigo para las personas que tengan dudas.

Si quieres que te eche una mano para tener una metodología, ejemplos y mi soporte con tu perfil, interacción y contenido, te animo a apuntarte a la Academia LinkedIn Sencillo.  Ahí tienes formación para que consigas tener tu marca visible y rentable en LinkedIn. Con todas las herramientas que yo utilizo, todas mis plantillas, persona que están en tu misma situación en un grupo privado  y lo más importante MI SOPORTE PARA QUE LO CONSIGAS. 

Te reto a que te registres en los módulos gratuitos y me preguntes tus dudas. Verás lo que avanzas.

Recursos mencionados

Vídeos

 

Recursos

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

  • Te contesto en un máximo de tres días laborables.