El contenido propio es la mejor forma de potenciar tu marca personal. Aunque no lo sepas, tú ya estás generando todos los días ese contenido . Ahora sólo queda que seas consciente y lo puedas comunicar. En este artículo te cuento todo lo que a mí me ha venido bien.

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

Imagínate que estás en una reunión de amigos y se hace el silencio. Una persona del grupo te pide que les hables de algo. Así en frío y sin preparar menuda vergüenza. No te salen las palabras ni sabes sobre qué tema hablar de una forma consistente.

Imagina la misma situación. Ahora no te piden que hables de lo que quieras. Te hacen una pregunta concreta sobre un tema que te encanta, un viaje que has realizado, un hecho curioso o cómo haces algo. ¡Qué fácil te salen las palabras!.

Cuando estás en linkedin te pasa lo mismo. El problema de la hoja en blanco es porque no tienes claro sobre qué hablar y cómo hacerlo.

De todo esto te hablo en primera persona porque yo ya lo he vivido. En el artículo de hoy vamos a ver:

  • ¿Por qué es importante crear contenido propio?
  • Contenido propio que ya estás creando.
  • Buenas y malas prácticas en la creación de contenido
  • Formas de comunicar

 

 

 


¿Por qué es importante crear contenido propio?  

El contenido propio es, sin ninguna duda,  la mejor oportunidad que tienes de mostrarte tal y como eres. De poder atraer a otros profesionales similares a ti, de ser una persona real de carne y hueso.Si echas un vistazo por tu página de inicio de linkedin  ¿cuánto contenido original ves? No he visto ninguna cifra publicada respecto a este tema, pero seguro que un 3% ó menos es contenido original.

Existe una oportunidad de construir tu marca personal porque muy pocas personas crean contenido original

Ya sé que además de saber sobre qué tema hablar se suma el miedo al qué dirán. Se denomina el «síndrome del impostor» y yo sigo teniéndolo. Siempre pensando si este contenido gustará, pasará desapercibido o recibirá críticas. Y creo que es bueno para no relajarse y dar el máximo. Pero cada vez que compartes más, ese síndrome se relativiza.

Vaya por delante que prefiero vivir la vida con momentos de intensidad, aunque me equivoque, que vivir una vida gris.


Contenido propio que ya estás creando

Ya hemos comentado que tú, aunque no lo sepas, ya estás creando tu propio contenido. Lo único que tienes que hacer es «cambiar el chip» y dar un pasito más para convertirlo en contenido. Paso a detallar algunas ideas que a mí me van muy bien.

Contando historias

Esta es la forma que más me gusta y llega a más personas. Buscando paralelismos entre la vida cotidiana y aspectos de tu trabajo. Uno de mis artículos más visitados fue Cerrando ventas sin ser agresivos. 10 trucos que aprendí en un área de servicio. Además es de los artículos que menos tiempo me llevó escribir.

Lo hice después que perdimos el último tren volviendo de una formación a equipos de tiendas del sector retail. Mi compañera y yo tuvimos que volver a casa en coche. En ese área de servicio al que paramos a picar algo, aplicaban de forma muy natural todo lo que enseñábamos en las formaciones.

Y mismamente en el podcast, siempre intento empezar con un paralelismo con la vida real. Para que haya cercanía, sencillez y predisposición a escuchar.

¿Cuántas cosas te pasan que podrías encontrar paralelismos con tu trabajo? Yo lo he encontrado paralelismos entre correr una maratón y poner objetivos en la empresa, entre enseñar a tus hijos y formar a tus equipos. Hay mil situaciones.

Explicando lo que haces

Mi primer cliente de mentoría en Linkedin (he empezado hace poco con este servicio), siempre me lo decía. Qué complicado es enfrentarte a una hoja en blanco, y qué facil es responder a tus preguntas y escribir un artículo.

Cuando alguien te pregunta por lo que haces en tu día a día, hablas con pasión y te explicas con todo lujo de detalles. No hace falta que toda sea laboral, también pueden ser temas personales.

¿Cómo te sientes cuando tienes que explicar algo que te gusta?

Contestando y anticipando las dudas

Los problemas de tus clientes son comunes. Por eso ellos te compran tu solución para sus problemas.¿Qué te parece que en vez de contestar varias veces a la misma duda, tengas ya una pieza de contenido elaborada para dar contestación a cada problema?

Esta posición te situará como referente ante tus clientes. No verán que intentas salir del paso sino que ya te ha enfrentado a ese problema con anterioridad.

Cuanto más comuniques, más posibilidades tienes de ir respondiendo dudas y que encima estas sean del interés de las personas que te siguen.

Mejorando lo que has leído

Muchas veces leemos un artículo pensando que nos va aportar mucho, y después de leerlo te quedas pensando: si yo lo hubiese escrito mucho mejor. Sé mucho más y lo puede comunicar de una forma más cercana. ¿A qué esperas? Es tu oportunidad. Ya tienes el tema para escribir.

 


Buenas y malas prácticas en la creación de contenido 

Tiene que tener «chicha» vs «ya estoy cumpliendo»

Se crea contenido propio para ayudar a las personas que te leen. No por tener una página web, no por tener un perfil en linkedin y no por publicar contenido has hecho la tarea. No se trata de poner una «x» y decir que has cumplido. Hay que ir mucho más allá. Tiene que ayudar a quien lo lea. Es mejor poco contenido y bien que mucho y mal.

La generación y publicación de contenido se ha democratizado. Ya no hace falta tener un editor o estar en un periódico para que tu mensaje tenga impacto. Pero hay un inconveniente. Hay tanto contenido gratuito que sacar tiempo para consumir el tuyo tiene que merecer la pena.

No te preocupes por bajar a tierra y ser concreto. Si tú no lo haces, otros lo harán por ti. No se trata de dar soluciones concretas a una situación específica de una persona o empresa, sino de resolver problemas comunes. Cuando la otra persona se ponga a hacerlo y vea que lo que te sale natural no es tan fácil, posiblemente contacte contigo para que le ayudes.

Olvídate de poner un :»Si quieres saber más contacta con nosotros». La otra persona quiere saber más sin contactar. Y si tú no se lo das, otra persona se lo dará. El primer paso para generar confianza lo tenemos que dar nosotros. No le pidamos al cliente ese paso.

Si quieres saber si tu artículo merece la pena, cuando lo termines de leer hazte esta pregunta:

¿Puede aplicar algo concreto la persona que sigue mi contenido?

«Mójate» vs teoría

Si hiciésemos una comparación con un periódico, el contenido propio es lo más cercano a la columna de opinión. Para evitar caer en la copia directa o «artículos inspirados» lo mejor es que cuando veas un titular que te estimula, no lo consumas. Piensa: ¿qué te sugiere? ?¿qué contarías? ¿qué experiencia personal has vivido?

Mójate, da tu opinión, deja huella. A mí, personalmente me gusta estar rodeado en mi día a día de personas que aciertan y se equivocan. Me parece más auténtico y además ayuda a iniciar conversaciones no educadas, sino de las que merecen la pena. Y si por algún motivo te has equivocado, lo mejor es reconocerlo.

Hazlo fácil vs tecnicismos

No utilices muchos tecnicismos, ni pierdas el tiempo justificando y documentando tus argumentos con publicaciones de otras personas que validen tus ideas. Esto no quita, y además es muy sano, que cites otras fuentes cuando permitan ampliar el conocimiento a tu comunidad. Sé tú mismo y usa tu lenguaje. Precisamente hacerlo todo muy fácil exige mucho trabajo previo.

Si por algún motivo, crees que es bueno reproducir alguna parte de otra fuente, copia y menciona. Ni se te ocurra hacer trampa y hacer creer que ese contenido es original tuyo. Citar a las fuentes es bueno para ti porque demuestras que sabes dónde está el conocimiento (tú no puedes saber de todo) y para el autor que ve reconocido su trabajo.

El contenido bueno es propio si sirve para pasar a la acción, te mojas (cuentas tus opinones y experiencias) y es sencillo


Formas de comunicar

Hay muchas forma de comunicar, incluso puede ser escrita aunque se te de mal. En la Academia LinkedIn Sencillo puedes ver todas estas formas en detalle y tienes también todas las plantillas que yo utilizo para que vayas mucho más rápido:

  • Vídeo: en linkedin y en youtube, pero también puedes grabarte haciendo una presentación (cara en un lado y presentación) con loom (aplicación gratuita) o incluso organizar webminars. Se está valorando cada vez más la naturalidad. Y ojo, todas las redes sociales han incorporado el vídeo. Personalmente voy a empezar a apostar por él porque creo que da cercanía. Te dejo aquí el enlace a mi artículo a Cómo hacer contenido en vídeo para linkedin.
  • Presentaciones tipo power point o keynotes: las puedes subir a Slideshare y desde allí compartir en tu perfil.
  • Infografías: eres muy visual y bueno resumiendo, haz una infografía. Puedes comprar las plantillas por menos de 10 $ en Envato Market  o comprar uina plantilal más extensa de Power Point y modicarla tú en vertical en el mismo sitio por menos de 25 $.
  • Audio: no te consideras bueno escribiendo pero sí hablando, comunica en formato podcast. Es muy accesible. Puedes empezar a grabar con programas gratuitos y con los auriculares y micro de tu teléfono.
  • Escrito: si no se me da bien, ¿qué hago? Si lo necesitas (creo que todavía está muy presente) te recomiendo que escribas lo que quieres comunicar y luego lo saques a un corrector o un copy. Pero no soy favorable de sacar todo el proceso fuera. La gran diferencia entre el contenido que tú creas y el que te crean las personas que no conocen tu negocio es la proximidad y autenticidad.

 

Lo importante es comunicar (dibujo en el centro de altavoz). Desde el altavoz se muestran varias formas de comunicar con flechas: escrito (como los blog), audio (podcast), vídeo y presentaciones (power point, keynotes) o infografías


  1. El contenido es la mejor forma de mostrarte tal  y como eres. Supera tus miedos: el síndrome del impostor y el folio en blanco.
  2. Crea contenido sobre todo aquello que te sale natural: cuenta historias, explica lo que haces, contesta a dudas o mejora lo que lees.
  3. El buen contenido tiene chicha, te tienes que mojar y comunicar de forma sencilla.
  4. El contenido no sólo es escrito: pueden ser vídeos, presentaciones, infografías, podcast. Lo que te resulte más fácil para expresarte.  

Ya no tienes excusa. Ponte en marca con la creación de tu propio contenido.

Se resaltan tres ideas. 1. Crear contenido propio es la mejor forma de mostrarte tal y como eres. 2. Tú ya estás creando tu contenido. Cuando explicas cómo haces algo, cunado respondes dudas, cuanto cuentas historias o cuando mejoras lo que lees. 3. El contenido propio es bueno si es sobre tus experiencias, te mojas y das tu opinión, es fácil y sirve para pasar a la acción

 


¿Quieres tener ideas para crear contenido?

Regístrate y prueba los módulos gratuitos del curso online Academia LinkedIn Sencillo


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

[gravityform id=»2″ title=»false» description=»false»]