No puedo usar LinkedIn en mi empresa. ¿Es un problema de la empresa? ¿Es un problema mío? ¿Qué puedo hacer? ¿Si lo prohíbe la empresa? ¿Si lo prohibe solo mi jefe?

Este podcast es gracias a una pregunta de una persona que me la hizo en un directo. Por ser aún más concreto en la respuesta.

 

Escuchar en iTunes  Escuchar en iVoox Escuchar en Spotify


LinkedIn y la vida real

El otro día escuchaba a Nieves Concostrina en su podcast “Cualquier tiempo pasado fue anterior”. Si te gusta la historia te lo recomiendo. Mucho que pensar y poco que memorizar. Ponía varios ejemplos donde lo único que conseguían las prohibiciones justo era el efecto contrario. Decía que por ejemplo la implantación de Ley Seca en EEUU provocó el auge de la mafia, violencia, asesinatos y sobornos. Y otro ejemplo era el de las guerras del opio entre China y Reino Unido.

La prohibición nunca ha sido la solución a los problemas. Ha traído más problemas y más costes. La formación siempre es la solución para todos los problemas. Es la mejor forma de prevenir. Aún así, si prevenir no es posible vamos por las alternativas:

  • Cuando lo prohibe la empresa
  • Cuando lo prohíbe tu jefe
  • Cuando lo dicen tus compañeros
  • La solución es formar

 


Cuando lo prohíbe tu empresa

En un símil de la vida amorosa son ese tipo de amores chantajistas y egoístas. Te quiero solo para mí. Y me da celos incluso verte hablar con otra persona por la calle.

No tiene mucho sentido estar en este tipo de empresas. Incluso si estás trabajando en proyectos secretos, se puede hablar de mucha cosas que no tengan que estar relacionadas directamente con la parte confidencial: cómo se gestionan equipos, cómo se detectan necesidades, cómo se trabaja con la metodología agile, …

Honestamente, si en tu empresa se prohíbe expresamente usar LinkedIn,la primera pregunta que te tienes que hacer es:

¿Merece la pena trabajar en esta empresa?

En el fondo, lo que yo veo detrás de esa prohibición es:

  • La empresa vale mucho más que las personas que lo componen
  • Las personas están 100% al servicio de la empresa. Y la empresa no hará nada por ti. Sólo puede brillar la empresa y no las personas que lo componen.

En estos casos, usaría linkedin fuera de mi horario de trabajo para hacer mi marca visible y rentable y tener más oportunidades laborales.

Ten en cuenta que tú para la empresa eres un número. Hoy estás trabajando con ellos, y mañana si no les interesas, si cambia de accionistas o si cambia el mercado la empresa no te va a respetar ni te va a tener ningún cariño. Y esta situación es aplicable a todas las personas tanto si están como si no están en el equipo directivo.


Cuando lo prohíbe tu responsable  y en la empresa se permite

El paralelismo con la vida real tiene mucho más que ver con el término falsos amigos. ¿Quieres saber si tienes amigos de verdad? Yo tengo muy pocos. Aquí te digo cómo saberlo: cuando a ti te va la vida muy bien, incluso mejor que a tu supuesto amigo, si es amigo de verdad y de corazón tendría que alegrarse por ti. Si no se alegra, y en el fondo tiene envidia, entonces no es amigo de verdad.

Es una situación que pasa en muchas empresas. Le estás quitando tanto trabajo a la persona responsable de departamento que si te promocionan dentro de la empresa le va a suponer un problema. O incluso puede temer por su puesto de trabajo.

En estos casos, sin pisar a nadie y hablando siempre en positivo también tenemos que mirar por nosotros mismos. la clave siempre está en la creación de contenido.


Cuando no le gusta a tus compañeros

Esta situación se da cuando en redes empiezas a tener respaldo. Lo que hay es envidia. No te extrañe recibir este tipo de comentarios:

  • Tampoco está tan bien. Yo lo hubiese hecho de esta forma, …
  • No será para tanto le reconocimiento que tienes en redes. Es suerte

Tanto si existen este tipo de comentario dentro de tu empresa y/o en en redes, entonces lo estas haciendo bien. Quiere decir que ya tienes tu tono y tu forma de ser. Has dejado de comunicar en plano. Has dejado de ser una persona más. Estás empezando a hacer comunidad.

Tienes que asumir que no le vas a gustar a todo el mundo


La solución siempre está en formar

Soy de los que piensa que la empresa es más con sus equipos, y las personas son mucho más con el soporte de la empresa. De esto ya hablé en Comunicar desde el perfil personal o de empresa.

Sólo cuando te has ido de una empresa, o te han echado o te has quedado sin trabajo, te das cuenta que tu nombre sin el respaldo de la empresa no vale para que ni siquiera te atiendan al teléfono.

Estar en LinkedIn compartiendo contenido del día a dia ayuda a:

  • Atraer clientes: porque damos soluciones, y no solo por tener un buen producto o servicio.
  • Atraer talento: porque nos gusta cómo se trabaja, las personas, los equipos y los valores.
  • Publicidad gratuita: la empresa puede ser recomendada por las personas que la siguen. Aunque no compren, la pueden recomendar.


  1. Si la empresa lo prohíbe, tienes que pensar si no sería mejor buscar otro trabajo. Publica fuera de horario laboral.
  2. Si lo prohíbe tu jefe, quizá tenga miedo que te promocionen, le quites el puesto o te vayas. Es su problema. Tú tienes que seguir publicando.
  3. Si te critican los compañeros o en la red, has encontrado tu tono. Ya no eres un profesional que pasa despercibido. A publicar igual porque no le vas a gustar a todo el mundo. Estás empezando a hacer comunidad.

Si quieres tener tus plantillas inspiración, cambio de chip y tener prestigio en la red para tener reconocimiento y tener más oportunidades profesionales o atraer clientes, te espero en la Academia LinkedIn Sencillo.  Ahí tienes formación para que lo logres, las plantillas que yo uso y mi soporte y el de un grupo privado. O si quieres ir acompañado porque no tienes tiempo puedo acompañarte como mentor.

Recursos mencionados

Artículos

Recursos

 


Escríbeme un correo y cuéntame lo que quieras

Qué tal te va, qué dificultades tienes, qué te ha parecido este artículo, si has aplicado algo y te ha ido bien. O si no te funciona como esperabas.

Aprovecha para comentarme sobre qué temas te gustaría que hablase. Lo que quieras. Quiero hacerte tu día a día más fácil.

  • Te contesto en un máximo de tres días laborables.